FRENA LA TENDENCIA ASCENDENTE DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

La practica de ejercicio y una mejor dieta logran estabilizar las tasas de obesidad

Publicado 16/09/2013 18:59:53CET

NUEVA YORK, 16 Sep. (Reuters/EP) -

Investigadores de la Universidad de Massachusetts en Boston, Estados Unidos, han observado como en la última década ha aumentado la práctica de ejercicio en niños y adolescentes, al tiempo que también han reducido el tiempo que pasan frente al televisor y han comenzado a comer mejor, lo que ha provocado una estabilización de las tasas de obesidad.

Así se desprende de los resultados de un estudio publicado en la edición digital de la revista 'Pediatrics', cuyo autor Ronald Iannotti confía en que todos los esfuerzos de las autoridades sanitarias se centren en promover la actividad física y un mayor consumo de frutas y verduras dado que "son medidas que están surtiendo efecto".

"El hecho de que (la obesidad) se esté estabilizando es una sorpresa y un gran cambio desde el aumento constante que hemos visto en los últimos años", aseveró.

Iannotti y su equipo analizaron datos de varias encuestas que incluían una muestra representativa a nivel nacional de los hábitos de vida de niños y adolescentes desde 2001 a 2010. De cada periodo analizado, obtuvieron datos de entre 9.000 y 15.000 menores.

Al analizar los datos y ver su evolución, los investigadores encontraron tendencias "alentadoras" en la dieta y en los hábitos de niños y adolescentes. Por ejemplo, el número de días a la semana que los niños decían practicar al menos una hora de ejercicio aumentó de 4,3 días de media en 2001-2002 a 4,5 en 2009-2010, con tendencias similares entre niños y niñas.

Del mismo modo, los jóvenes indicaron que desayunaban una media de tres días a la semana en la primera encuesta, dato que aumentó hasta los 3,3 días. Asimismo, el número medio de horas diarias frente al televisor televisión cayó de 3,1 a 2,4 horas, tanto en días laborables como en fines de semana.

La frecuencia de consumo de frutas y hortalizas también aumentó ligeramente, y el consumo de dulces y bebidas gaseosas descendió.

Sin embargo, la proporción de los encuestados que tenían sobrepeso u obesidad, en función de su peso y altura, no disminuyó. Las tasas de obesidad aumentó del 10,3 por ciento del periodo 2001-2002 al 12,7 por ciento del período 2005-2006, y a partir de ahí se mantuvo constante.

"Esto es alentador, porque por lo menos parece que las cosas tienden a estabilizarse, lo que muestra que no vamos en la dirección equivocada", apunta Marian Huhman, de la Universidad de Illinois, que no participó en el estudio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter