Plantean opciones terapéuticas para diabéticos tipo 2 que no cubren objetivos de control con insulina basal

Diabetes
PIXABAY - Archivo
Publicado 20/04/2018 15:01:33CET

MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los participantes del XXIX Congreso de la Sociedad Española de Diabetes (SED) han planteado nuevas opciones terapéuticas para personas con diabetes tipo 2 que no cubren objetivos de control con insulina basal.

En concreto han sido los doctores Francisco Javier Ampudia, del Servicio de Endocrinologiía y Nutrición de Hospital Clínico Universitario de Valencia, y Juan José Gorgojo, de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Fundación Alcorcón, de Madrid, los que han defendido diferentes alternativas de tratamiento para estos casos.

En contexto, las personas con diabetes tipo 2, cuando el tratamiento con agentes orales fracasa, una de las opciones preferentes es la adición de insulina basal, han señalado desde la SED.

Muchos pacientes consiguen llegar a los objetivos terapéuticos con esta alternativa, al menos inicialmente; sin embargo, con frecuencia, después de un tiempo es necesario intensificar el tratamiento para alcanzar los objetivos previstos para cada paciente, según la sociedad.

Así, existen actualmente varias opciones terapéuticas a elegir dependiendo de cada paciente. Las principales guías internacionales de práctica clínica plantean varias alternativas de intensificación, ya sea con insulina prandial o con fármacos no insulínicos. Sin embargo, no hay indicaciones claras sobre cuándo seleccionar una de estas opciones, han explicado los diabéticos.

El objetivo, según han coincidido en señalar ambos expertos, es ofrecer la mejor opción terapéutica dependiendo del momento evolutivo en la historia natural de la diabetes de cada persona. "Es una situación clínica frecuente, y no siempre es sencillo decidir qué opción utilizar para cada caso", ha admitido Francisco Javier Ampudia.

INSULINA BASAL-BOLO

Al intensificar el tratamiento con insulina prandial cuando no corresponde puede ser deletéreo para el paciente, dado que esta opción puede acompañarse de ganancia de peso y más riesgo de hipoglucemia. Pero demorar la intensificación con insulina prandial, utilizando otras opciones inapropiadas para la situación del paciente, también puede tener consecuencias nefastas, según la SED.

Ante ello, Ampudia ha defendido en el debate "una postura difícil, a la vista de los recientes estudios con otras combinaciones terapéuticas".

Con todo, a su juicio, "es indiscutible que cualquier paciente con diabetes tipo 2, que presente clínica de hiperglucemia y una reserva pancreática baja, necesitará insulina prandial para conseguir los objetivos terapéuticos. Una intensificación tardía puede exponer al paciente a un deterioro clínico importante y, potencialmente, a una descompensación hiperglucémica".

"La adición de insulina prandial, bien como adición progresiva o basal-bolo, será siempre una opción necesaria en pacientes con insulinopenia intensa, con signos claros de catabolismo acelerado", ha concluido.