La picadura de avispa asiática "no es más peligrosa que la de la autóctona"

Avispa asiática
AYTO - Archivo
Publicado 19/07/2018 18:19:19CET

SUANCES, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

La profesora ayudante doctora del departamento de Geografía, Urbanismo y Ordenación del Territorio de la Universidad de Cantabria (UC) Virginia Carracedo ha asegurado que la picadura de la avispa asiática "no es más peligrosa que la de la autóctona".

"La avispa asiática causa diversos problemas medioambientales y socioeconómicos, aunque los que más llaman la atención son los de salud porque muere gente por efecto de su picadura. Sin embargo, realmente ésta es muy similar a la de la avispa normal, su picadura no es más peligrosa que la de la avispa autóctona, el problema es cuando la persona es alérgica", ha dicho.

Así lo ha señalado durante el encuentro 'La avispa asiática (vespa velutina): características, impactos y soluciones', que coordina ella en el marco de los Cursos de Verano de la UC y que se está celebrando esta tarde de 16.00 a 20.00 horas en El Torco de Suances.

El encuentro, según informa la UC, tiene como objetivo dar a conocer un poco más en profundidad esta especie que está causando tantos problemas desde su introducción en nuestro país y la situación en nuestra región: qué se está haciendo, qué pueden hacer los ciudadanos o cómo diferenciarlas.

Para ello, en la jornada, participan tres expertos junto a la profesora. En primer lugar, Jesús Varas, jefe de Especies Protegidas de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno de Cantabria, que ha introducido al público en sus características, cómo identificarla y diferenciarla de otras especies similares, cómo ha sido su evolución en la región y en qué consiste el protocolo de actuación que ha puesto en marcha la administración.

Manuel Barquín, apicultor profesional y representante de agricultura de UGAM-COAG, pone el acento en los daños que esta especie alóctona invasora está produciendo en las abejas y la última ponencia corre a cargo de Jesús Félix Barandika, investigador del Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (NEIKER), que habla sobre los resultados que están obteniendo a través de sus investigaciones en métodos de control que minimicen los efectos sobre la biodiversidad.

"Se están probando muchas cosas pero aún no se ha dado con un método realmente eficaz. De ahí su gran expansión. De 4 nidos detectados en Cantabria en 2013 a 3.500 en 2017. En la propia UC se han retirado 10 nidos entre 2016 y 2017 y aunque este año aún no hemos localizado ninguno llevamos viéndola por el Campus desde la primavera. Se estima que avanza entre 25 y 50 kilómetros diarios y cada reina que sale del nido primario es capaz de crear otro del que pueden salir 1.500 nuevas avispas que el año siguiente pondrán otros tantos", ha concretado Carracedo en cuanto a los métodos de control.

Además de lo anterior, hay que tener en cuenta, según la también coordinadora de la Oficina Ecocampus de la UC, que uno de los mayores problemas que genera la avispa son "ambientales, pues se alimenta principalmente de insectos, sobre todo de abejas para dar de comer a sus larvas. Captura entre 25 y 50 abejas al día y ataca a las poblaciones de insectos autóctonos, sobre todo a la abeja, originando una merma", ha continuado la profesora, añadiendo que "de ahí se desencadena el problema socioeconómico para los apicultores, por sus dificultades para la producción de miel".

PRIMEROS NIDOS

Carracedo ha realizado un recorrido por la historia de una especie cuya invasión se produce sobre todo en la Cornisa Cantábrica, Pirineo y Baleares: "Es originaria de Asia, habita en China, en el norte de India y en las zonas de Indonesia. Se introdujo en Europa en 2005, cuando se encontró en Francia y en España tardaron 5 años en detectarse los primeros nidos en la zona de Navarra en 2010. En Cantabria fue en la zona oriental, en Rasines en 2013".

Organizado por la Oficina Ecocampus dentro de la programación de las Actividades culturales de los Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria (UC), el encuentro tiene entrada libre hasta completar el aforo y al finalizar las charlas se abrirá un coloquio en el que asistentes y ponentes enriquecerán y complementarán con sus aportaciones y consultas la jornada.