La pérdida de peso por la cirugía de obesidad recupera la producción de testosterona

Cirugía con anestesia
PIXABAY - Archivo
Publicado 15/06/2018 7:38:43CET

   MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Una nueva investigación presentada en el Congreso Europeo de Obesidad (ECO, por sus siglas en inglés), que se celebra en Viena, Austria, muestra que la reducción de peso después de una gastrectomía en manga (cirugía para tratar la obesidad), que reduce el tamaño del estómago, puede revertir rápidamente el hipogonadismo relacionado con la obesidad en hombres con obesidad mórbida y restablecer los niveles normales de testosterona y deseo sexual. El estudio fue realizado por el profesor Marco Rossato y sus colegas de la Universidad de Padova, en Italia.

   La obesidad en los hombres se vincula con hipogonadismo; una afección en la que se reduce la producción de testosterona, mientras que los niveles de estrógeno están elevados. Estos efectos parecen ser el resultado de un exceso de grasa corporal que interfiere con el metabolismo de los esteroides sexuales, lo que conduce a una mayor aromatización de los andrógenos (como la testosterona) a estrógenos dentro del propio tejido adiposo. Se deduce que la pérdida de peso debería mejorar este desequilibrio hormonal y contribuir a la reversión del hipogonadismo.

   La investigación llevada a cabo hasta ahora se ha limitado a evaluar los efectos de la pérdida de peso sobre el hipogonadismo masculino mucho tiempo después de la reducción de la grasa corporal, por lo que no se sabía con qué rapidez las hormonas volvían a la normalidad en los seres humanos. El objetivo de este estudio fue investigar los niveles de esteroides sexuales inmediatamente después de la pérdida de peso rápida en un grupo de hombres obesos que se sometieron a cirugía bariátrica para determinar cómo de rápido ocurrieron esos cambios.

   Los autores seleccionaron a un grupo de 29 hombres obesos con una edad promedio de 40,5 años y un índice de masa corporal (IMC) promedio de 43,4kg/m2 (obesidad mórbida se define como > 40kg/m2). Se realizaron análisis de sangre para medir la testosterona plasmática total, las hormonas sexuales dihidrotestosterona (DHT), estradiol, hormona luteinizante (LH), hormona foliculoestimulante (FSH), así como la globulina transportadora de hormonas sexuales (SHBG), antígeno prostático específico (PSA) y leptina en sujetos antes y un mes después de que se sometieran a una gastrectomía en manga para reducir el tamaño del estómago. Como control, el equipo estudió un grupo de 19 sujetos masculinos no obesos sanos de la misma edad.

MEJORAS EN EL PLAZO DE UN MES

   El estudio encontró que, entre los sujetos obesos, el 51,6 por ciento tenía hipogonadismo y aquellos con testosterona total anormal --con síndrome metabólico (45,2 por ciento)-- mostraron testosterona plasmática más baja que los hombres sin síndrome metabólico. El IMC y la circunferencia de la cintura se correlacionaron negativamente con los niveles totales de testosterona y LH en plasma. Los hombres obesos presentaban testosterona plasmática más baja que los sujetos sanos (10,8 frente a 15,7 nmol/L), niveles más altos de estradiol (124,4 frente a 78,8 pmol/L), niveles más bajos de LH y FSH (3,6 y 2,5 contra 5,2 y 5,9 IU/L respectivamente) . No se observaron diferencias entre los dos grupos en sus niveles de DHT y PSA.

   Un mes después de la gastrectomía en manga, los sujetos obesos mostraron una reducción de peso significativa, con un promedio de 17,2 kilogramos y la proporción con hipogonadismo cayó al 11,6 por ciento. Los niveles promedio de testosterona aumentaron en un 85 por ciento, a un nivel mayor que el observado en el grupo control saludable (18,9 frente a 15,7 nmol/L). Los niveles de estradiol cayeron en un 35 por ciento mientras que los niveles de PSA aumentaron en un 70 por ciento.

   El estudio concluye que mientras que los hombres obesos muestran una prevalencia elevada de hipogonadismo, esto se revierte rápidamente (en el plazo de un mes) después de una pérdida de peso significativa tras la cirugía bariátrica. Los niveles de testosterona suben significativamente mientras que los niveles de estradiol disminuyen debido a la rápida y significativa pérdida de masa de grasa y la consecuente disminución en la aromatización de andrógenos a estrógenos que típicamente ocurre en el tejido adiposo.

   Los autores señalan que: "La importancia clínica del rápido aumento de los niveles plasmáticos de PSA observados un mes después de la cirugía bariátrica es aún oscura y debe confirmarse en un mayor número de sujetos y después de un periodo de observación más prolongado tras la cirugía y el mantenimiento de la reducción de peso". Sugieren que "podría deberse al rápido aumento de la testosterona que estimula la próstata y/o a la rápida reducción del volumen plasmático tras la pérdida de peso".