Ortoqueratología, una posible solución a la miopía

Miopía. Gafas para ver. Miope.
PIXABAY - Archivo
Publicado 22/05/2018 17:08:33CET

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

El 40 por ciento de los miopes de más de 8 dioptrías corre el riesgo de sufrir enfermedades retinianas, llegando posiblemente a la pérdida de visión, según muestran los datos del estudio 'La prevalencia de la miopía entre los jóvenes en España, 2018', elaborado por Visión y Vida.

Además, "entre el 60 y el 70 por ciento de los pacientes con desprendimiento de retina son miopes y la ceguera afecta al 10 por ciento de las personas con más de 15 dioptrías", ha explicado la doctora Mercè Morral, oftalmóloga especializada en córnea y cirugía refractiva del Instituto de Microcirugía Ocular, (IMO).

Entre las posibles soluciones para la miopía que propone el informe, destaca la ortoqueratología o lentes de Orto-k, "técnica optométrica que, a pesar de su aprobación en 2002 por parte de la FDA (Food and Drug Administration, EEUU), a día de hoy sigue siendo una gran desconocida en nuestro país", ha señalado el presidente de Visión y Vida, Salvador Alsina.

"Cuando hablamos de controlar el crecimiento de la miopía, nos referimos a evitar el aumento de la longitud axial del ojo. A pesar de que el problema de visión o enfoque se arregla aplicando un equipo óptico con la graduación adecuada, la amenaza está en el tamaño anómalo del ojo", ha argumentado el vicepresidente de la Academia Europea de Ortoqueratología, Joan Pérez Corral.

La ortoqueratología debe convertirse en una referencia para familias y profesionales, "ya que se trata de una solución óptica por la que el paciente utiliza unas lentes de contacto de uso nocturno (Orto-k), de manera que puede ver bien, sin gafas ni lentes de contacto, durante todo el día. Además, en la etapa de crecimiento estas lentes frenan el desarrollo de la miopía en un 45 por ciento de media", según Alsina.

A pesar de su eficacia, el estudio revela que el 63 por ciento de los jóvenes universitarios desconoce en qué consiste esta técnica, que solo es usada por un 7,8 por ciento de la población entre 17 y 27 años.

En este sentido, Pérez Corral argumentado que "el objetivo de realizar ortoqueratología en un niño al que le está aumentando la miopía es que esta alcance el mínimo valor posible cuando sea adulto. Por ello, no hay una edad mínima para el uso de Orto-k, ya que se puede aplicar a niños desde que se detecta el error refractivo y se cerciora de que está aumentando", concluye.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.