Transmitida por vectores

OMS avisa de que en 2012 unas 627.000 personas murieron en todo el mundo de malaria, la enfermedad "más mortífera"

Actualizado 07/10/2014 1:09:15 CET

El porcentaje de nuevos casos se redujo en un 29% entre 2000 y 2012 y la tasa de mortalidad un 42%

   MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha avisado de que en el año 2012 unas 627.000 personas murieron en todo el mundo de malaria, la enfermedad "más mortífera" causada por vectores, organismos que transmiten los patógenos y los parásitos de una persona o animal a otro y que provocan patologías en las personas. De hecho, representan el 17 por ciento de la carga mundial de las enfermedades infecciosas.

   No obstante, y pese a estos datos, el Informe Mundial sobre el Paludismo 2013 ha mostrado que el porcentaje de nuevos casos se redujo en un 29 por ciento en todo el mundo entre 2000 y 2012, y la tasa de mortalidad en un 42 por ciento.

   En este sentido, la OMS ha recordado que la fumigación de interiores con insecticidas de acción residual y las mosquiteras, tratadas con insecticidas de larga duración, son dos de las medidas más importantes a la hora de proteger a las personas de la picadura de los mosquitos portadores.

   Ahora bien, actualmente sólo se recomienda el uso de un tipo de insecticidas --los piretroides-- en las mosquiteras, lo que ha abierto las puertas de una "intensa presión selectiva" sobre lo que, tal y como señala la organización, constituye el "pilar" de la lucha contra la malaria.

   De hecho, los piretroides son productos "excelentes" para tratar las mosquiteras ya que son inocuos para las personas y otros animales pero "tóxicos" para los mosquitos. Además, son baratos, duraderos y efectivos debido a que consiguen matar y repeler a los mosquitos con dosis bajas. Sin embargo, la OMS ha recordado que datos recientes extraídos de las regiones de Malawi, y otros sitios de África, han mostrado que no se sabe durante cuánto tiempo esta protección será eficaz.

LA RESISTENCIA A LOS INSECTICIDAS SE HA EXTENDIDO "RÁPIDAMENTE"

   Y es que, en los últimos años, la resistencia a los insecticidas entre los mosquitos 'Anopheles', principales portadores de la enfermedad, se ha extendido "rápidamente" y ya afecta a 64 países, según el texto de la OMS, publicado en 2012 y titulado 'Plan mundial para el manejo de la resistencia a insecticidas en los vectores de malaria'.

   Este plan se centra en la resistencia a los insecticidas y establece una estrategia integral para mantener la eficacia de los piretroides. Además, hace un llamamiento para la provisión de una nueva generación de insecticidas para su uso en salud pública lo "antes posible".

   Del mismo modo, señala que Malawi es uno de los últimos países que ha notificado una "elevada frecuencia" de esta resistencia y reconoce que, tal y como queda "patente" en dicha región, abordar este problema está "plagado de dificultades" porque todavía no se conoce hasta qué punto la resistencia a los piretroides está "obstaculizando" las iniciativas de lucha contra la propagación de la malaria.

   Asimismo, la resistencia de los insecticidas a estos mosquitos ascendió "rápidamente" desde los niveles no detectables en el año 2007 a niveles "altos" en 2012, minando la fumigación de interiores con insecticidas de acción residual. También, en este caso, la experiencia de Malawi ilustra las "dificultades" a las que se enfrentan las instancias decisorias en todo el continente africano.

   De hecho, Malawi, uno de los países con apoyo de la Incitativa del presidente de los Estados Unidos contra el Paludismo (PMI, por sus siglas en inglés), recibió fondos para ampliar la fumigación de interiores con insecticidas de acción residual desde 27.000 hogares en 2005, hasta casi medio millón para 2010.

   No obstante, con el surgimiento de la resistencia a los piretroides, el Ministerio de la Salud del país cambió a un insecticida organofosforado, y el aumento de los costes obligó al PMI a reducir proporcionalmente su apoyo a dicha fumigación a un solo distrito, antes de suspenderlo por completo.

   "Si bien el cambio a un insecticida más caro es una píldora amarga para muchos países pobres, fumigar con piretroides puede ser más caro a largo plazo. Nosotros recomendamos que donde se hayan distribuido mosquiteras no se fumigue con piretroides porque esta práctica fomenta la resistencia que socava la herramienta misma. El uso rotativo de diferentes clases de insecticidas en la fumigación de interiores con insecticidas de acción residual ayudará a mantener la eficacia de los piretroides", ha zanjado el coordinador de la Unidad de lucha antivectorial del Programa Mundial sobre la Malaria de la OMS, Abraham Mnzava.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter