Los obesos podrían reducir la probabilidad de fibrilación auricular con ejercicio, según un estudio

Gordo, gorda, gordos, gordas, obeso, obesos, obesas, obesidad, gordura
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 08/08/2018 17:34:06CET

MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU) han averiguado que las personas que padecen obesidad podrían reducir su riesgo de contraer fibrilación auricular -una patología común entre ellos- a través de la realización del ejercicio físico.

"El riesgo de fibrilación auricular era menor cuanto más activo físicamente era una persona. Esto resultó ser especialmente cierto para las personas con obesidad", ha declarado Lars Elnan Garnvik, candidato a doctorado en el ejercicio cardíaco de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología

El estudio ha puesto de manifiesto que las personas con un IMC mayor de 30 tienen un riesgo significativamente más alto que las personas de peso normal. Resulta que el nivel de actividad de los participantes obesos juega un papel importante.

"Las personas que informaron que no ejercitaban en absoluto tenían el doble de riesgo de desarrollar fibrilaciones, en comparación con aquellas que eran físicamente activas, cuyo peso corporal era normal. Sin embargo, las personas que eran obesas pero que hacían mucho ejercicio limitaban el aumento del riesgo a no más del 50 por ciento. Esto sugiere que la actividad física es buena para limitar el aumento del riesgo de fibrilación auricular en personas obesas", ha informado Garnvik.

También ha enfatizado que el estudio no puede garantizar que la actividad física sea realmente el factor que protege contra la fibrilación auricular. Sin embargo, el análisis tiene en cuenta varios otros factores que podrían explicar el vínculo. Estos factores incluyen el tabaquismo, el consumo de alcohol y enfermedades cardiovasculares previas.

A su vez, el autor del estudio ha expuesto varias explicaciones posibles sobre por qué el ejercicio puede contrarrestar la fibrilación auricular en personas obesas.

"La actividad física y el ejercicio reducen muchos de los factores de riesgo conocidos para la fibrilación auricular, como presión arterial alta, azúcar en sangre alta, colesterol alto e inflamación crónica. La actividad física también puede mejorar el nivel de condición física de una persona, y sabemos que las personas están en buena forma. tienen un riesgo reducido de insuficiencia cardíaca ", ha resaltado.

Por último, el estudio se basa en información de 43,602 hombres y mujeres que participaron en el Estudio de Salud Nord-Trondelag (Estudio HUNT) entre 2006 y 2008. Cerca de 1500 de ellos desarrollaron fibrilación auricular para fines de 2015.