TAMBIÉN TIENEN MÁS SOMNOLENCIA DIURNA

Las nuevas tecnologías llevan a los adolescentes a dormir menos

Iphone, smartphone, móvil, móviles, aplicación, aplicaciones
EUROPA PRESS
Publicado 28/10/2016 16:54:12CET

   NUEVA YORK, 28 Oct. (Reurters/EP) -

   Investigadores de la Universidad de Montreal (Canadá) aseguran que el uso de las nuevas tecnologías o algo tan clásico como hablar por teléfono es una de las causas por la que ahora los adolescentes duermen menos y tienen más sueño durante el día, según un estudio publicado en la revista 'Sleep Health'.

"Los adolescentes duermen mucho menos que las generaciones previas, y la calidad de su sueño es más pobre ya que tienen más somnolencia diurna, y esto tienen consecuencias sociales y para la salud", ha reconocido Jennifer O'Loughlin, autora de la investigación.

   El estudio buscaba analizar si el tiempo que cada vez más dedican los adolescentes a las nuevas tecnologías, como los videojuegos, la televisión o los teléfonos móviles, tiene alguna relación con sus patrones de sueño.

   Para eso, analizaron los cuestionarios de más de 1.200 estudiantes de 14 a 16 años que entre los años 2008 y 2009 informaron sobre la frecuencia de uso de la televisión y otros dispositivos electrónicos, así como el tiempo destinado a otras actividades sedentarias como leer, hacer deberes o hablar por teléfono. Asimismo, también se preguntó por la hora a la que solían acostarse y levantarse tanto en días laborables como en fines de semana.

   De este modo, vieron que los adolescentes que usan ordenadores y videojuegos durante más de dos horas al día dormían una media de 17 y 11 minutos menos respectivamente, en comparación con quienes los usaban durante menos tiempo.

   Asimismo, uno de cada tres adolescentes que usaban el ordenador durante más de dos horas diarias tenían el doble de probabilidades de dormir menos de ocho horas por la noche.

   Lo mismo sucedía con los adolescentes que hablaban por teléfono durante al menos dos horas al día, que eran hasta tres veces más propensos a dormir menos de ocho horas que quienes hablaban durante menos tiempo.

   En cambio, la televisión tuvo el efecto opuesto sobre el sueño y quienes la veían durante más de dos horas al día tenían la mitad de probabilidades de dormir menos de ocho horas, en comparación con los demás.

   Asimismo, los jóvenes que usaban el ordenador o hablaban por teléfono durante más de dos horas también decían tener más somnolencia durante el día quienes usaban estos dispositivos durante menos tiempo. Y en cuanto a los adolescentes que preferían otras actividades sedentarias que no implicaran la exposición a pantallas luminosas, en ningún caso dijeron dormir menos.

"Los niños necesitan dormir para crecer", ha añadido Christina Calamaro, directora de un grupo de investigación que estudia la falta de sueño de los adolescentes en el Hospital Nemours Alfred I. duPont en Wilmington (Estados Unidos), de ahí que su ausencia aumente el riesgo de depresión y sobrepeso, entre otros trastornos. Por ello, anima a los padres a controlar el tiempo que dedican a dormir.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter