Nomofobia: el miedo irracional a salir de casa sin el móvil

Moviles
CEDIDO POR CARLOS DE LA ORDEN
Publicado 01/08/2018 16:40:45CET

MADRID, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

Más de la mitad de los jóvenes mayores de 16 años sufre estrés nomofóbico durante el verano, según muestran los datos de un estudio realizado por Nascia entre los visitantes de sus centros.

En concreto, la nomofobia es el 'miedo' irracional a salir de casa sin el 'smartphone' u otros dispositivos tecnológicos. Este miedo deriva en episodios de ansiedad o estrés que se agrava más en este caso, cuando los jóvenes pierden el contacto diario con sus amistades y sólo disponen del teléfono o la tablet como única vía para mantenerlo, han informado desde la entidad.

Los datos ponen de manifiesto que esta fobia es "ligeramente mayor" en los chicos que en las chicas, un 55 por ciento de ellos frente a un 45 por ciento de ellas, aunque se van acercando estos porcentajes. En cualquiera de los sexos, "el apagón de la batería o los problemas por averías incrementan un 20 por ciento el nivel de estrés".

Otro de los componentes negativos del estrés tecnológico entre los jóvenes es la ausencia de descanso y las alteraciones del sueño que provoca. El 55 por ciento de los jóvenes entre 16 y 25 años reconoce utilizar a altas horas de la madrugada el teléfono móvil retrasando la hora del sueño de forma notoria, han calculado.

Sin embargo, dormir a deshoras fruto de esta adicción provoca cambios en el carácter relacionados con la irritabilidad y también físicos asociados al cansancio por un descanso irregular, han informado.

Este 'miedo' tiene más fuerza en verano, ya que es una época en la que muchos jóvenes generan la necesidad de compartir las vacaciones y sus ratos de ocio en las redes sociales, han especificado. Esta dependencia convierte al teléfono móvil en una herramienta indispensable sin la que muchos de ellos muestran síntomas de angustia y ansiedad.

¿CÓMO EVITARLO?

Los centros Nascia indican que con una serie de pautas puede corregirse esta dependencia en los meses de verano, que son los de mayor tiempo libre, como establecer un período concreto diario para la utilización del teléfono móvil y otros dispositivos tecnológicos.

Así, han aconsejado mantener unos horarios para el sueño que permitan un correcto descanso y, por supuesto, no utilizar el smartphone en la cama antes de dormir, al igual que promover actividades físicas o mentales para el desarrollo de otras capacidades y que permitan mantener la mente ocupada en cosas que no estén relacionadas con las nuevas tecnologías.

Por último, han resaltado la limitación el uso de los datos o la capacidad de datos durante los meses de verano. Es una medida que ayuda a dosificar los tiempos de acceso a internet.