PUBLICA 'CANCER'

El nivel socioeconómico influye en el tipo de cáncer que se puede desarrollar

Actualizado 27/05/2014 15:18:36 CET

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo análisis ha detectado que ciertos tipos de cáncer están más concentrados en zonas con altos índices de pobreza mientras otros se presentan con mayor frecuencia en las regiones ricas, además de que las áreas de mayor pobreza tienen una menor incidencia de cáncer y mortalidad más elevada que las de menor pobreza. Publicados en la edición digital temprana de la revista 'Cancer', los resultados de este trabajo ponen de manifiesto la importancia de incluir medidas sobre la situación socioeconómica en los esfuerzos nacionales de vigilancia del cáncer.

   En general, el nivel socioeconómico no está relacionado con el riesgo de cáncer, puesto que éste ataca por igual a ricos y pobres, pero el nivel socioeconómico parece influir en el tipo de cáncer que una persona puede desarrollar. Francis Boscoe, del Registro de Cáncer del Estado de Nueva York y sus colegas compararon a personas que viven en zonas de más pobreza con otras de áreas de más riequeza, asignando casi tres millones de tumores diagnosticados entre 2005 y 2009 en 16 estados más Los Ángeles, un área que abarca el 42 por ciento de la población de Estados Unidos, a uno de cuatro grupos en función de su residencia en el momento del diagnóstico.

   Para todos los tipos de cáncer combinados, hubo una asociación insignificante entre la incidencia y la pobreza del cáncer, pero 32 de los 39 tipos de cáncer mostraron una relación significativa con la pobreza (14 se vincularon positivamente y 18 negativamente). Ciertos tipos, el sarcoma de Kaposi y el cáncer de laringe, el de cuello uterino, de pene y de hígado fueron más probables en los barrios más pobres, mientras que otros tipos como el melanoma, de tiroides, de piel no epitelial y de testículos eran más probables en los barrios más ricos.

"Los tipos de cáncer más asociados con la pobreza tienen menor incidencia y mortalidad más alta y los relacionados con la riqueza tienen una mayor incidencia y mortalidad más baja", explica Boscoe. "Cuando se trata del cáncer, los pobres tienen más probabilidades de morir de la enfermedad mientras que los ricos son más propensos a fallecer con la enfermedad", argumenta.

   Boscoe señala que los recientes avances tecnológicos han hecho que sea mucho más fácil enlazar las direcciones de los pacientes con las características del vecindario, por lo tanto, es posible la incorporación de la situación socioeconómica en la vigilancia del cáncer. "Nuestra esperanza es ilustrar el valor y la necesidad de hacer esto de manera rutinaria en el futuro", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter