Los neurocientíficos llegan a las raíces del pesimismo

Pesimismo, depresión, negatividad
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / DINA MARIANI
Publicado 13/08/2018 8:18:34CET

MADRID, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

Muchos pacientes con trastornos neuropsiquiátricos como la ansiedad o la depresión experimentan estados de ánimo negativos que los llevan a enfocarse en la posible desventaja de una situación dada más que el beneficio potencial. Ahora, neurocientíficos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) han identificado una región del cerebro que puede generar este tipo de estado de ánimo.

En pruebas en animales, mostraron que estimular esta región, conocida como núcleo caudado, inducía a los animales a tomar decisiones más negativas: daban mucho más peso al inconveniente previsto de una situación que a su beneficio, en comparación con cuando la región no era estimulada. Esta toma de decisiones pesimista podría continuar hasta el día después de la estimulación original.

Los hallazgos podrían ayudar a los científicos a comprender mejor cómo surgen algunos de los efectos paralizadores de la depresión y la ansiedad, y guiarlos en el desarrollo de nuevos tratamientos.

"Creemos que estábamos viendo un indicador de ansiedad, depresión o alguna combinación de ambos", ha señalado Ann Graybiel, profesora del Instituto MIT, miembro del Instituto McGovern de Investigación Cerebral del MIT y autora principal del estudio, que aparece en 'Neuron'.

DECISIONES EMOCIONALES

El laboratorio de Graybiel identificó previamente un circuito neuronal que subyace a un tipo específico de toma de decisiones conocido como conflicto de evitación de aproximación. Este tipo de decisiones, que requieren opciones de ponderación con elementos tanto positivos como negativos, tienden a provocar una gran ansiedad. Su laboratorio también ha demostrado que el estrés crónico afecta dramáticamente este tipo de toma de decisiones: más estrés generalmente lleva a los animales a elegir opciones de alto riesgo y alto rendimiento.

En el nuevo estudio, los investigadores querían ver si podían reproducir un efecto que a menudo se observa en personas con depresión, ansiedad o trastorno obsesivo compulsivo. Estos pacientes tienden a participar en comportamientos rituales diseñados para combatir los pensamientos negativos, y para poner más peso en el posible resultado negativo de una situación dada. Este tipo de pensamiento negativo, sospechaban los investigadores, podría influir en la toma de decisiones para evitar el abordaje.

Para probar esta hipótesis, los investigadores estimularon el núcleo caudado, una región del cerebro vinculada a la toma de decisiones emocionales, con una pequeña corriente eléctrica ya que a los animales se les ofreció una recompensa (zumo) emparejada con un estímulo desagradable (una bocanada de aire en la cara). En cada prueba, la relación entre la recompensa y los estímulos aversivos era diferente, y los animales podían elegir si aceptaban o no.

Este tipo de toma de decisiones requiere un análisis de costo-beneficio. Si la recompensa es lo suficientemente alta como para equilibrar la bocanada de aire, los animales optarán por aceptarla, pero cuando esa proporción sea demasiado baja, la rechazarán. Cuando los investigadores estimularon el núcleo caudado, el cálculo del costo-beneficio se volvió sesgado, y los animales comenzaron a evitar combinaciones que previamente habrían aceptado. Esto continuó incluso después de que terminó la estimulación, y también se pudo ver al día siguiente, luego de lo cual desapareció gradualmente.

Este resultado sugiere que los animales comenzaron a devaluar la recompensa que previamente querían, y se enfocaron más en el costo del estímulo aversivo. "Este estado que hemos imitado tiene una sobreestimación del costo en relación con el beneficio", ha explicado Graybiel.

UN DELICADO EQUILIBRIO

Otros autores principales del artículo son los afiliados a la investigación del Instituto McGovern Ken-ichi Amemori y Satoko Amemori, quienes perfeccionaron las tareas y estudiaron las emociones y cómo el cerebro las controla; el investigador del Instituto McGovern Daniel Gibson, un experto en análisis de datos, también es autor del artículo.

Los investigadores encontraron que la actividad de ondas cerebrales en el núcleo caudado se alteró cuando cambiaron los patrones de toma de decisiones. Este cambio, descubierto por Amemori, se encuentra en la frecuencia beta y podría servir como un biomarcador para controlar si los animales o los pacientes responden al tratamiento con medicamentos.

Graybiel está ahora trabajando con psiquiatras en el Hospital McLean para estudiar a pacientes que sufren de depresión y ansiedad, para ver si sus cerebros muestran actividad anormal en el núcleo neocortex y caudado durante la toma de decisiones para evitar el abordaje. Los estudios de imágenes por resonancia magnética (IRM) han mostrado actividad anormal en dos regiones de la corteza prefrontal medial que se conectan con el núcleo caudado.

El núcleo caudado tiene regiones que están conectadas con el sistema límbico, que regula el estado de ánimo, y envía información a las áreas motoras del cerebro, así como a las regiones productoras de dopamina. Graybiel y Amemori creen que la actividad anormal observada en el núcleo caudado en este estudio podría estar de alguna manera alterando la actividad de la dopamina.