Las mujeres con un sangrado anormal deben acudir al ginecólogo para descartar un cáncer de cérvix

Fwd: La Exploración Ginecológica Virtual Española Se Exporta A Europa
EUROPA PRESS - Archivo
Actualizado 25/03/2018 11:27:50 CET

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres, incluso las que han sido vacunadas contra el virus del papiloma humano y han participado en los programas de cribado, que experimentan un sangrado anormal en la zona genital deben acudir a la consulta ginecológica con el fin de detectar o descartar un posible cáncer de cérvix.

Así lo ha asegurado a Europa Press la especialista en tumores ginecológicos del Instituto Catalán del Oncología (ICO), Pilar Barretina, con motivo de la celebración, este lunes, del Día Mundial de este tumor del que cada año se detectan en España 2.500 nuevos casos.

Suele aparecer entre los 40 y 50 años y sus principales factores de riesgo son la infección por el VPH, recibir tratamientos inmunosupresores, tener un elevado número de relaciones sexuales y el tabaco.

En este punto, y a pesar de que se ha sugerido que los anticonceptivos orales podrían aumentar el riesgo de aparición del cáncer de cérvix, la doctora ha aclarado que no se ha demostrado ya que no se sabe si lo incrementa por su uso o por el hecho de que no ser un método de barrera que evitar una enfermedad de transmisión sexual.

"Cuando el tumor ya está desarrollado los síntomas en fases localizadas son un sangrado intermenstruacción o durante las relaciones sexuales. Cuando son en fases más avanzadas, ya puede aparecer dolor u otros síntomas relacionados con la extensión de la enfermedad a otras zonas del cuerpo", ha detallado la especialista del ICO.

BUENAS NOTICIAS

Una de las buenas noticias de este tumor, además de que se puede prevenir con la vacunación y de que en la mayoría de las mujeres se detectan las lesiones antes de malignizarse, es que la mayor parte de los casos en los que se desarrolla suelen estar localizados, lo que permite tratarlos precozmente y lograr que, en cinco años, la tasa de supervivencia sea de un 90 por ciento.

Sin embargo, en algunas ocasiones, el cáncer de cérvix se detecta en fases avanzadas, reduciéndose la tasa de supervivencia a menos del 70 por ciento. Asimismo, en estos casos la probabilidad de recaída es de entre un 50 y un 60 por ciento.

"En estas pacientes con recaída, dependiendo del tipo de recaída que sea, se puede hacer otro tipo de cirugía pero, en la gran mayoría, no siempre es factible hacerla o hay metástasis por lo que tienen que recibir quimioterapia o terapias dirigidas", ha añadido, para informar de que las investigaciones que se están realizando con inmunoterapia (tratamiento que ya se utiliza para otros tumores como el pulmón o el melanoma) están aportando resultados "esperanzadores".

Ahora bien, la doctora ha recordado que este tumor se puede prevenir y que la medida más eficaz es la vacunación contra el VPH, la cual logra disminuir "de forma significativa" la aparición de lesiones premalignas que en un futuro podrían derivar en un tumor.

"La vacuna es una muy eficaz herramienta preventiva y un sistema de cribaje para diagnosticar la lesión antes de que se malignice. Por ello, es necesario concienciar a las mujeres a que acudan a los programas de cribado y a que a las jóvenes se les vacune contra este virus", ha zanjado.