La muerte celular proporciona pistas sobre defectos de nacimiento

Pies bebé, pañal
PIXABAY - Archivo
Publicado 28/05/2018 7:40:32CET

   MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores australianos han realizado un descubrimiento sorpresa que podría reescribir nuestra comprensión del papel que desempeña la muerte celular programada en el desarrollo embrionario y defectos de nacimiento congénitos. El equipo demostró que, aunque bien la muerte celular programada (o apoptosis) es esencial para un desarrollo saludable en general, muchos órganos y tejidos no requieren que la apoptosis se desarrolle normalmente.

   El trabajo, publicado este jueves en la revista 'Cell', también sugiere que las anormalidades en los procesos de muerte celular probablemente contribuyan a algunos defectos congénitos comunes en los humanos, como la espina bífida, los defectos del vaso cardiaco y el paladar hendido.

   Los investigadores del Instituto Walter y Eliza Hall, la doctora Francine Ke, la doctora Hannah Vanyai, el doctor Angus Cowan, el profesor Aasociado Peter Czabotar, la profesora asociada Anne Voss y el profesor Andreas Strasser dirigieron la investigación.

VÍNCULO DE MUERTE CELULAR A DEFECTOS DE NACIMIENTO

   La muerte celular programada, también conocida como apoptosis, es un proceso normal que libera al cuerpo de células enfermas, dañadas o no deseadas de forma controlada, lo que limita los efectos secundarios y el daño al cuerpo. La apoptosis se describió por primera vez como un factor en el desarrollo embrionario en la década de 1940. En los últimos 70 años, numerosos estudios han implicado que la apoptosis desempeña un papel crucial en la mayoría de las etapas y tejidos durante el desarrollo.

   Sin embargo, en este nuevo estudio, se hizo evidente que la apoptosis no era tan crítica durante el desarrollo como se pensaba anteriormente, dice Ke. "Más bien, la apoptosis era esencial en lugares y tiempos específicos durante el desarrollo, pero innecesaria en otros. Identificamos los tejidos y órganos que requieren críticamente la apoptosis para desarrollarla normalmente, y descubrimos por sorpresa que muchos no la necesitan en absoluto", apunta Ke.

   El hallazgo proporciona pistas claras sobre un vínculo entre las anomalías en la muerte celular programada y algunos defectos congénitos comunes, incluida la espina bífida, los defectos del vaso cardiaco y el paladar hendido. "Nuestra investigación mostró que cuando la muerte celular no está funcionando adecuadamente, comúnmente produce defectos en el desarrollo del tubo neural, por ejemplo, espina bífida, defectos en los vasos cardiacos y anomalías faciales, como paladar hendido", explica Ke.

   El profesor asociado Voss relata que pensó que la mayor sorpresa provino del descubrimiento de los tejidos que no requerían apoptosis para el desarrollo normal. "Durante algún tiempo, ha sido una creencia ampliamente aceptada que la muerte celular programada es necesaria para la formación de ciertos tejidos y estructuras durante el desarrollo. Pero, para nuestra sorpresa, muchos tejidos en los que la muerte celular programada fue, por muy buenas razones, considerada absolutamente esencial, no se requiere en absoluto", dice Voss.

   "Por ejemplo, se pensó que la apoptosis desempeña un papel particularmente importante en el vaciamiento de cavidades corporales y conductos en los órganos internos durante el desarrollo. Sin embargo, hemos demostrado que, en ausencia de apoptosis, la mayoría de los tejidos y órganos se desarrollan normalmente. Creo que puede sorprender a los investigadores saber cómo de precisos y limitados son los efectos de la apoptosis en el desarrollo embrionario", señala Voss.

   Para determinar el papel de la apoptosis en el desarrollo, el equipo eliminó las proteínas pro-muerte BAK y BAX, y una proteína BOK similar, cuya función no estaba clara hasta ahora. "En este trabajo hemos resuelto la estructura de BOK utilizando el sincrotrón australiano, y de una vez por todas confirmamos que el BOK es una proteína a favor de la muerte que desempeña un papel importante en la apoptosis", afirma el doctor Cowan, señalando que el estudio confirmó que BOK actúa como una proteína a favor de la muerte.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.