La mitad de los casos de EPOC no son culpa del tabaco

Cenicero, cigarrillos apagados, no fumar
PIXABAY - Archivo
Publicado 16/07/2018 14:22:52CET

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un mal desarrollo de la capacidad pulmonar, estimada en un 10 por ciento de la población con 25 años, pico más alto del desarrollo corporal, causa un 50 por ciento de los casos de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), lo que excluye al tabaco como principal y única causa de la enfermedad, según ha asegurado el ganador del premio Fundación Lilly de Investigación Clínica 2018, que se otorga este lunes, el doctor Álvar Agustí.

El hallazgo cambia la concepción de la enfermedad porque "pasamos de estar ante una enfermedad que considerábamos autoinflingida por el tabaquismo a una patología que está relacionada con un problema de desarrollo que puede ocurrir incluso sin fumar", ha explicado el también director del Instituto Respiratorio del Hospital Clìnic de Barcelona.

Un mal desarrollo pulmonar puede ocurrir en el embarazo, después del parto, en la infancia o la adolescencia principalmente por factores genéticos o por factores ambientales. En cuanto a los ambientales, el doctor Agustí diferencia varios tipos, como "si la mamá embarazada fumó, las infecciones de repetición o por la nutrición", ha indicado el científico.

El cambio en la enfermedad posibilita "oportunidades de diagnóstico precoz, de prevención y cambia el concepto de la enfermedad de cara al tratamiento", ha explicado el doctor Agustí.

En primer lugar, habría que "identificar al 10 por ciento que tiene un mal desarrollo orgánico" lo que puede lograrse fácilmente realizando aspirometrías, "una prueba muy fácil" ha calificado el científico, al tiempo que reclamaba su realización a niños en los colegios o en el momento de conseguir el carnet de conducir.

El grupo de riesgo identificado "no debería fumar, debería tener una dieta adecuada y un control médico constante, que además podría llevar al diagnóstico precoz de otras enfermedades", ha subrayado el científico. "No existe el concepto de pasar un 'ITV' cada ciertos años", ha lamentado el doctor, ya que "a los 14 años se deja el pediatra y no se vuelve al médico hasta los 60 años".

La EPOC, que afecta al 10 por ciento de la población adulta española, no tiene cura actualmente, aunque pude evitarse su progresión, ya que los tratamientos, como los inhaladores, han mejorado y también puede solicitarse ayuda médica para dejar de fumar. En este sentido, la prevención juega un papel fundamental.

DESARROLLO ORGÁNICO

En esta línea, el doctor Agustí ha llegado a la conclusión de que los factores que han provocado un mal desarrollo pulmonar también afectan al desarrollo de otros órganos.

"Una segunda investigación con personas con baja función pulmonar cuando tenían 30 años también presentaban alteraciones en otros órganos", ha especificado el investigador.

El doctor halló que los que tienen un mal desarrollo también tienen una función cardíaca que no es normal. "No quiere decir que tengan una cardiopatía, pero sí que su función cardíaca no es óptima", ha matizado.

Por otro lado, también estableció que este tipo de pacientes tienen 7 veces más diabetes que aquellos con una fucnión pulmonar óptima, lo que llevó a establecer la función pulmonar como marcador de personas con un mal desarrollo orgánico. "El pulmón es sólo un signo de alarma", ha concluido.

No se conoce ningún tratamiento que pueda favorecer el desarrollo de los órganos, ha informado el doctor Agustí, pero hay indicios de que la vitamina A está relacionada a esta circunstancia.

Las investigaciones futuras del doctor Agustí se dirigen a buscar las razones por las que se produce un mal desarrollo orgánico y, una vez esclarecidas, pretende encontrar nuevas formas de tratamiento en este sentido.

"Tres cuartas partes de los niños que nacen con una alteración pulmonar por prematuridad a los 20 0 25 años la han recupardo, pero la cuarta parte restante no. Nuestros trabajos se centran en responder qué mecanismos regulan esto porque, si fuésemos capaces de hacerlo, podríamos hacer que esa cuarta parte recuparara la función pulmonar perdida y podríamos aplicar esa misma estrategia en adultos", ha explicado el investigador.