La microglía difiere entre sexos

Microglia (pink) are a sort of garbage disposal for the brain. They quickly engu
SUSANNE WOLF, MDC
Publicado 05/09/2018 7:37:33CET

MADRID, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

La microglía, las células inmunes del sistema nervioso central, difieren en ratones machos y hembras. Investigadores del Centro Max Delbrück (MDC, por sus siglas en inglés) de Medicina Molecular, en Alemania, informan sobre las características específicas del sexo en un artículo publicado en 'Cell Reports'. Sus hallazgos podrían cambiar la manera en que tratamos las enfermedades neurológicas.

La microglía vela por la salud del cerebro a todas horas, como un batallón de soldados diminutos. Cuando las células detectan patógenos o una lesión a través de sus proyecciones móviles, corren hacia el lugar del problema e intentan salvar lo que todavía se puede rescatar, pero lo hacen de manera bastante diferente según el sexo del animal.

"Nos sorprendió mucho encontrar tantas diferencias entre la microglía de ratones machos y hembras", reconoce la doctora Susanne Wolf, autora principal del estudio e investigadora en el Laboratorio de Neurociencias Celulares del Centro Max Delbrück para Medicina Molecular en Berlín.

Junto con sus colegas de Charité-Universitätsmedizin Berlin y un grupo de investigadores de Varsovia, Wolf realizó un estudio sobre la estructura y la función de la microglía, utilizando cortes cerebrales y células aisladas. "Resulta que los cerebros de los ratones machos tienen más microglia", dice Wolf. Y, según esta experta, esa no es la única diferencia: los cuerpos celulares de las células inmunes del cerebro masculino son más grandes que sus contrapartes femeninas.

Ella y su equipo también determinaron no solo qué genes son activos en las células masculinas y femeninas sino también qué proteínas producen estos genes. "Identificamos más de 1.000 genes y de 300 a 400 proteínas que están reguladas de manera diferente según el sexo", dice Wolf. Muchos de ellos, agrega, son más activos en la microglía masculina, como los que están involucrados en la producción de moléculas de defensa.

Además, todo sugiere que las células masculinas también actúan de forma diferente que las células femeninas. "La microglía de los animales machos parece estar permanentemente alerta, lista para atacar y mantener el orden", dice Wolf, y agrega que las pruebas muestran que hay niveles de voltaje más altos en las membranas de las células masculinas, incluso cuando están inactivas. Además, como explica esta investigadora, la superficie celular contiene más de esas proteínas responsables de estimular las células T durante la inflamación.

En otro experimento, el equipo de investigadores trató la microglía con la molécula de señalización ATP, que se libera en mayor cantidad cuando el cerebro sufre una lesión. "Descubrimos que las células masculinas responden mucho más sólidamente al ATP que sus contrapartes femeninas, una respuesta que incluye mayores corrientes de iones y una mayor producción de ciertas proteínas, entre otras cosas", destaca Wolf.

LA MICROGLÍA FEMENINA TIENE MEJORES HABILIDADES DE SUPERVIVENCIA

La microglía masculina, dice el investigador, parece agotarse más rápido debido a su estado de alerta constante. "En las células femeninas, las proteínas y los genes responsables de proteger las células, como los genes de reparación del ADN, son más activos --detalla Wolf--. En las células masculinas, por otro lado, vemos una mayor actividad de los genes involucrados en el inicio de la muerte celular programada". Esto significa que la microglía masculina podría estar menos protegida contra las alteraciones ambientales y activar más rápidamente el programa de suicidio celular.

"Parece casi como si las células masculinas estuvieran más dispuestas a correr riesgos que las femeninas", dice el primer autor del estudio, Dilansu Guneykaya, estudiante de doctorado en el MDC. "Casi siempre reaccionan más rápido, pero como resultado, a veces parecen ponerse en peligro".

Otro estudio recientemente publicado en Cell Reports también confirma que la naturaleza de búsqueda de emoción de la microglía masculina no siempre da sus frutos. "Los investigadores italianos pudieron demostrar que las células de los ratones machos tenían más dificultades para tratar un accidente cerebrovascular inducido experimentalmente que la microglía de ratones hembra", informa Wolf. "Pero cuando se implantaron células microgliales femeninas en el cerebro de ratones machos, los efectos de la obstrucción vascular fueron menos graves en estos roedores", añade.

Contador