Según un estudio con ratones

Los microbios intestinales protegen contra la sepsis

Hospital, sepsis
PIXABAY
Publicado 23/02/2018 7:30:39CET

    MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La sepsis ocurre cuando la respuesta del cuerpo a la propagación de bacterias o toxinas al torrente sanguíneo daña los tejidos y órganos. La lucha contra la sepsis podría encontrar ayuda en una fuente sorprendente: las bacterias intestinales. Investigadores informan este jueves en la revista 'Cell Host & Microbe' que al proporcionar a ratones microbios particulares incrementan los niveles sanguíneos de anticuerpos de inmunoglobulina A (IgA), que protegen contra el tipo de invasión bacteriana generalizada que conduce a la sepsis.

   El trabajo anterior ha vinculado las respuestas de IgA a los microbios intestinales y se ha detectado IgA específica de los componentes de las bacterias intestinales en el suero de los ratones. Además, las personas con deficiencias de IgA son más propensas a sucumbir a la sepsis. Sin embargo, seguía siendo una pregunta abierta si estas dos observaciones estaban ligadas de alguna manera.

   Investigaciones previas mostraron que los anticuerpos de inmunoglobulina M (IgM) responden rápidamente a las bacterias transmitidas por la sangre en la sepsis y que los microbios intestinales desencadenan respuestas de anticuerpos de inmunoglobulina G (IgG) que pueden bloquear la infección bacteriana. Los investigadores del trabajo actual preguntaron si los microbios intestinales podrían desencadenar respuestas de IgA que protegen contra la sepsis.

   "Proponemos que los anticuerpos séricos IgA e IgG pueden jugar un papel similar al papel protector propuesto para los anticuerpos IgM naturales, con el componente IgA proporcionando un mecanismo no inflamatorio para mantener a las bacterias invasoras bajo control", explica el primer autor, Joel Wilmore, de la Escuela de Medicina Perelman en la Universidad de Pensilvania (UPenn), Estados Unidos.

PUEDEN INFLUIR EN LOS NIVELES DE ANTICUERPOS SÉRICOS

   Para investigar esta posibilidad, el autor principal David Allman, también de la Escuela de Medicina Perelman de UPenn, y su equipo analizaron los anticuerpos IgA, que se detectan fácilmente en ratones y humanos, pero cuyo papel en la protección del huésped contra la sepsis se desconocía. Los científicos encontraron que la exposición de ratones a una microflora única pero natural que incluía varios miembros del filo 'Proteobacteria' condujo a aumentos en los niveles de IgA en la sangre. Por otra parte, cambiando el intestino del ratón a una microbiota rica en Proteobacteria condujo a la resistencia a la sepsis mediada por IgA en ratones.

   Cuando los investigadores transfirieron sangre sin IgA a roedores con sepsis, todos los animales, menos uno, murieron en dos días. Por el contrario, los ratones que recibieron sangre enriquecida en IgA sobrevivieron mucho más tiempo. Tomados en conjunto, los hallazgos sugieren que los microbios comensales pueden tener un impacto sustancial en los niveles de IgA en la sangre, lo que resulta en la protección contra la sepsis bacteriana.

   Sobre la base de estos hallazgos, los científicos planean analizar más a fondo el mecanismo por el cual la IgA confiere protección contra la sepsis y explorar formas de aprovechar las propiedades específicas de estos anticuerpos para desarrollar un tratamiento que pueda aplicarse a la enfermedad humana. Mientras tanto, instan a tener precaución contra la sobreinterpretación de los nuevos hallazgos.

   "El estudio está limitado por el hecho de que el microbioma en cada persona o animal es único hasta cierto punto, y nuestro estudio es en el contexto de la instalación de animales en la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania", dice Allman. "Si bien IgA protegió a los ratones protegidos en nuestro estudio, no se debe suponer que IgA podría reemplazar los tratamientos estándar proporcionados a los pacientes en un entorno clínico", advierte.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.