Más de la mitad del humo inhalado por jóvenes proviene de la cachimba

Cachimba, pipa de agua
PIXABAY - Archivo
Actualizado 21/05/2018 18:07:23 CET

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

Los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, EE.UU, han descubierto que más de la mitad del humo de tabaco inhalado por fumadores jóvenes estadounidenses proviene de la cachimba.

"Lo que nuestra investigación muestra es que fumar cachimba contribuye significativamente a la carga de los tóxicos relacionados con el humo del tabaco que inhalan nuestros jóvenes. Por lo tanto, los esfuerzos de salud pública y política deben abordar explícitamente el hábito de fumar en la cachimba además del consumo de cigarrillos", ha señalado el autor principal Brian. A. Primack.

En concreto, las exposiciones tóxicas, como el alquitrán, el monóxido de carbono y la nicotina, fueron menores, aunque sustanciales, para los adultos jóvenes que fumaban tabaco simplemente usando cachimba, en comparación con aquellos que fumaban cigarrillos.

Según han informado los investigadores, en los Estados Unidos, las tasas de tabaquismo en cachimba están aumentando y las tasas de tabaquismo tradicional están disminuyendo, especialmente entre los adultos jóvenes.

"La mayoría de los fumadores de cachimba en los Estados Unidos no son usuarios diarios, mientras que muchos fumadores fuman varias veces al día, por lo que puede parecer que la gran mayoría de las intervenciones de salud pública y relacionadas con políticas deben dirigirse al consumo de cigarrillos", ha comentado Primack, quien es también director del Centro de Investigación sobre Medios, Tecnología y Salud de Pitt, y decano de Pitt's Honors College.

FUMAR CACHIMBA ENTRE 45 Y 60 MINUTOS PUEDE IMPLICAR 100 INHALACIONES DE 500 MILILITROS CADA UNA

Primack y sus colegas analizaron datos de 3.254 adultos de 18 a 30 años de edad que fueron seleccionados al azar en marzo de 2013 para completar un cuestionario sobre su consumo de tabaco. Los participantes, que eran de todos los Estados Unidos, eran 63 por ciento mujeres, 17.5 por ciento hispanos y 10.1 por ciento negros.

El estudio combinó información de frecuencia y cantidad de consumo de tabaco autoinformada con estimaciones de estudios previos de los tóxicos asociados con el tabaquismo en cigarrillos y cachimba. Los resultados de la encuesta se ponderaron para que los hallazgos fueran más representativos de la verdadera composición de la población de EE.UU.

En los 30 días antes de completar la encuesta, aproximadamente 1 de cada 20 participantes informó que fumaba en la cachimba, y alrededor del 3 por ciento informó que fumaba cigarrillos y narguile. El 23.4 por ciento de los participantes reportaron fumar cigarrillos, la mayoría de ellos fumando cerca de cada día de los últimos 30 días.

Mientras que fumar un cigarrillo implica entre 10 y 12 inhalaciones, cada una con un volumen de 50 mililitros de humo, una sesión de cachimba de 45 a 60 minutos puede implicar 100 inhalaciones de aproximadamente 500 mililitros cada una. Esta es la razón por la cual las cargas de humo pueden ser tan grandes para los usuarios de hookah, incluso si se usan con poca frecuencia.

El consumo de cachimba representó el 54,9 por ciento del humo, el 20, 9 por ciento del alquitrán, el 10,3 por ciento del monóxido de carbono y el 2,4 por ciento de la nicotina consumida por los participantes en los últimos 30 días.

"Fumar tabaco de una pipa de agua atrae a los jóvenes porque está aromatizado y endulzado, hecho en un entorno social y a menudo es menos irritante que fumar cigarrillos. Además de ser una fuente directa de sustancias tóxicas, el fumar cachimba ha sido relacionado con la transición al cigarrillo", ha argumentado Primack.

"Todo esto, combinado con nuestros nuevos hallazgos en torno al volumen de humo de la cachimba consumido, debería guiar los esfuerzos futuros para evitar que los adultos jóvenes se conviertan en fumadores de hookah".

Los autores ha concluido que se necesita más investigación en esta área, incluidas las comparaciones de otras formas de consumo de tabaco y nicotina, como cigarros o cigarrillos electrónicos.