Mantener una flora bacteriana saludable es clave para tener un peso adecuado, según experta

Microbiota intestinal
EUROPA PRESS/UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE
Publicado 09/03/2018 12:11:58CET

MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

La flora bacteriana depende de la alimentación e influye de forma notable en la salud y el riesgo de enfermedad, según ha destacado la presidenta de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), Irene Bretón, que asegura que también puede favorecer o entorpecer la pérdida de peso.

"Además de ingerir menos calorías, debemos alimentarnos bien. De esta manera se favorece una flora más saludable, que nos ayudará a mantener un peso adecuado", ha defendido esta experta, que trabaja en la Unidad de Obesidad del Hospital Universitario HM Montepríncipe de Madrid.

El hecho de que unas personas ganen peso más fácilmente, frente a otras que apenas sufren variaciones en su peso, depende en gran medida de factores biológicos, ya que cuando se intenta perder peso el organismo genera una respuesta hormonal para evitarlo y se modifica el metabolismo.

Y la flora bacteriana, que depende en gran medida de nuestra alimentación y difiere entre individuos obesos y delgados, puede contribuir a que presenten una mayor resistencia a perder peso, según Bretón.

Además de esto, la presidenta de la SEEN recuerda que las recomendaciones generales para que la pérdida de peso resulte efectiva y saludable, de acuerdo con los objetivos que se plantean en cada persona, incluyen una disminución de peso progresiva y mantenida, entre medio kilo y un kilo a la semana.

Y todo ello siempre bajo la supervisión de un equipo clínico multidisciplinar, que permita hacer una valoración médica adecuada, un plan de tratamiento y un seguimiento que acompañe a la persona en este proceso.

Además, ha apuntado Bretón, "es mejor desayunar bien y cenar ligero, incorporando a la dieta legumbres, frutas y verduras, y evitando bollería, fritos, refrescos y alimentos que tienen muchas calorías en poco volumen". Y también ha incidido en la importancia de beber agua sin esperar a tener sed, hacer ejercicio, dormir bien y un número de horas adecuado y evitar el alcohol, que "aporta muchas calorías y dificulta el metabolismo de las grasas".