DIRIGIDA A LOS MÉDICOS RESIDENTES

Madrid.- El Clínico San Carlos y el CNIC organizan una Jornada de investigación cardiovascular

Algunos de los ponentes
EUROPA PRESS/COMUNIDAD DE MADRID
Actualizado 14/09/2012 19:22:14 CET

MADRID, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares, CNIC, junto al Instituto Cardiovascular del Hospital Clínico San Carlos y la Fundación Interhospitalaria para Investigación Cardiovascular, celebran hoy y mañana la Jornada Cicerone, con el objetivo de fomentar la investigación cardiovascular entre los profesionales médicos durante el primer año de su periodo de formación MIR, en las especialidades de Cardiología y Cirugía Cardiovascular.

La jornada enfoca la investigación al desarrollo de técnicas de imagen moleculares de tipo no-invasivo para identificar y caracterizar los mecanismos moleculares subyacentes y que conducen al desarrollo de la patología cardiovascular y que permitirán en un futuro próximo, el desarrollo de herramientas para un adecuado diagnóstico y un mejor tratamiento de estas patologías.

En este encuentro participan reconocidos expertos en investigación cardiovascular, como los doctores Valentín Fuster, director general del CNIC; Carlos Macaya, Jefe del Servicio de Cardiología del citado Hospital Clínico San Carlos; José María Ordovás, investigador del CNIC y director del Laboratorio de Nutrición y Genética de la Universidad de Tufts (Estados Unidos); Roger Hajjar y Jagat Narula del Monte Sinai de Nueva Cork; Julián Pérez-Villacastín, Antonio Fernández Ortiz y Borja Ibáñez todos pertenecientes al Instituto Cardiovascular del citado hospital madrileño.

EL PAPEL DE LAS 'ÓMICAS'

Dentro de este capítulo se hablará también de las llamadas "ómicas" (genómica, epigenómica, transcriptómica, proteómica y metabolómica), que permiten, por primera vez, investigar simultáneamente todos los aspectos de la biología de una célula, tejido u organismo y establecer las conexiones entre sus componentes.

De todas estas técnicas, la genómica, que estudia las mutaciones de nuestros genes, es la tecnología más avanzada y gracias a ella, actualmente es posible detectar millones de variaciones genéticas en cada individuo y analizar su asociación con el riesgo de enfermedades cardiovasculares o cualquier otro tipo de enfermedad común. Los expertos prevén que en 10 años, cuando la secuenciación del genoma sea habitual, estos dispositivos formen parte de la ficha médica del paciente.

Otros de los puntos más relevantes que se tratarán en la reunión serán el futuro de la investigación cardiovascular, las novedades en investigación básica, experimental y traslacional o las nuevas tecnologías en cardiología intervencionista y electrofisiología.

Todos estos avances van a cambiar la manera en que las nuevas generaciones de investigadores van a llevar la cabo su trabajo. Para que esto ocurra de una manera sólida y ordenada, es esencial que los programas docentes incluyan formación en estas nuevas tecnologías y en sus aplicaciones, sobre todo reforzando el área de medicina preventiva.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.