Limitar el calentamiento global podría evitar millones de casos de fiebre del dengue

Mosquito  A. Aegypti, dengue, zika, chikungunya
CAMERON P. SIMMONS - Archivo
Publicado 29/05/2018 7:46:31CET

   MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

   Limitar el calentamiento global a 1,5 ° C podría evitar alrededor de 3,3 millones de casos de dengue por año solo en América Latina y el Caribe, según concluye una nueva investigación de la Universidad de East Anglia (UEA), en Reino Unido. Un nuevo informe, publicado este lunes en 'Proceedings of the National Academy of Sciences', revela que limitar el calentamiento al objetivo del Acuerdo de París de la ONU también evitaría que el dengue se propague a áreas donde la incidencia es actualmente baja.

   Una trayectoria de calentamiento global de 3,7 ° C podría conducir a un aumento de hasta 7,5 millones de casos adicionales por año a mediados de este siglo. La fiebre del dengue es una enfermedad tropical causada por un virus que se transmite por los mosquitos, con síntomas que incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular y articular. Es endémica en más de 100 países e infecta a alrededor de 390 millones de personas en todo el mundo cada año, con un estimado de 54 millones de casos en América Latina y el Caribe.

   Debido a que los mosquitos que transportan y transmiten el virus prosperan en condiciones cálidas y húmedas, se encuentran más comúnmente en áreas con estas condiciones climáticas. No existe un tratamiento específico o una vacuna para el dengue y en casos raros puede ser letal.

   El investigador principal, el doctor Felipe Colón-González, de la Escuela de Ciencias Ambientales de la UEA y el Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático, afirma: "Existe una creciente preocupación por los posibles impactos del cambio climático en la salud humana. Aunque se reconoce que limitar el incremento de la temperatura a 1,5° C tendría beneficios para la salud humana, la magnitud de estos beneficios permanece en su gran mayoría sin cuantificar. Éste es el primer estudio que muestra que las reducciones en el calentamiento de 2 ° C a 1,5 ° C podrían tener importantes beneficios para la salud".

   El Acuerdo Climático de París tiene como objetivo mantener la temperatura media global muy por debajo de 2 ° C y continuar los esfuerzos para limitarla a 1,5 ° C por encima de los niveles preindustriales. El equipo estudió los informes de dengue confirmados clínicos y de laboratorio en América Latina y utilizó modelos informáticos para predecir los impactos del calentamiento en diferentes escenarios climáticos.

HASTA 2,8 MILLONES MENOS A FINAL DE SIGLO

   De esta forma, los investigadores descubrieron que limitar el calentamiento global a 2 ° C podría reducir los casos de dengue en hasta 2,8 millones de casos por año antes de fin de siglo en comparación con un escenario en el que la temperatura global aumenta en 3,7 ° C. Limitar el calentamiento a más de 1,5 ° C produce una caída adicional en casos de hasta medio millón por año.

   El sur de México, el Caribe, el norte de Ecuador, Colombia, Venezuela y la costa de Brasil se verán más afectados por aumentos en los casos de dengue. Brasil se beneficiaría al limitar el calentamiento a 1,5 ° C con hasta medio millón de casos menos por año en la década de 2050 y 1,4 millones de casos evitados por año en 2100. El equipo también encontró que limitar el calentamiento global también detendría la expansión de la enfermedad hacia áreas donde la incidencia es actualmente baja, como Paraguay y el norte de Argentina.

   "Comprender y cuantificar los impactos del calentamiento en la salud humana es crucial para la preparación y respuesta de salud pública. El calentamiento ya ha alcanzado 1 ° C por encima de los niveles preindustriales, y la trayectoria actual, si los países cumplen sus promesas internacionales de reducir el CO2, es de alrededor de 3 ° C, por lo que claramente se necesita hacer mucho más para reducir el CO2 y rápidamente debemos evitar estos impactos", apunta el coautor Iain Lake, también de la UEA. La investigación fue dirigida por la Universidad de East Anglia, Reino Unido, en colaboración con colegas de la Universidad del Estado de Mato Grosso, Brasil.