Investigadores de la UPV reciben el premio ASEDEF por un trabajo sobre microencapsulación de células terapéuticas

Actualizado 20/01/2010 14:25:05 CET

BILBAO, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

El equipo integrado por los profesores de la Facultad de Farmacia de la Universidad del País Vasco (UPV), José Luis Pedraz, Gorka Orive y Rosa María Hernández y la doctoranda Ainhoa Murua, pertenecientes al Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER BBN), ha resultado ganador del IX Premio de la Asociación Española de Derecho Farmacéutico (ASEDEF), en la categoría de Innovación, por una investigación sobre microencapsulación de células terapéuticas.

Según informó la UPV, el trabajo, titulado 'Xenogeneic transplantation of erythropoietin-secreting cells immobilized in microcapsules using transient immunosuppression', ha sido publicado en la revista 'Journal of Controlled Release'.

Este galardón, que se entrega anualmente y que en esta ocasión contó con el patrocinio de Merck, reconoce la labor investigadora de los profesionales del ámbito sanitario sobre el campo de los medicamentos y su contribución a la salud de las personas.

El trabajo se ha desarrollado en el Laboratorio de Farmacia y Tecnología Farmacéutica de la UPV y se encuadra dentro de una línea de investigación de este grupo. La microencapsulación de células como sistema de liberación de productos terapéuticos, es una tecnología prometedora en la que se lleva investigando cerca de cuatro décadas. Consiste en recubrir ciertas células con biomateriales de distinta naturaleza para dar lugar a partículas de tamaño micrométrico, siempre inferior a 1 milímetro.

En este trabajo premiado, los investigadores de la UPV han implantado células encapsuladas, procedentes de músculo de ratón y productoras de eritropoyetina (EPO), la proteína que facilita la creación de glóbulos rojos, en ratas Fischer. Además a las ratas se les aplicó un tratamiento inmunosupresor a corto plazo (Tacrólimus, uno de los medicamentos utilizados para reducir la respuesta inmunológica en personas trasplantadas, por vía intramuscular durante 4 semanas).

Gracias a este tratamiento inmunosupresor, los niveles de hematocrito en las ratas se mantuvieron elevados durante un periodo de tiempo significativamente superior al del grupo que no recibió el tratamiento inmunosupresor, en concreto 14 semanas más.

Los resultados derivados de este trabajo abren nuevas posibilidades en el campo de la terapia celular, ya que muestran que con bajas dosis de inmunosupresores sería posible la utilización de células de otras especies.