Investigadores piden que se diferencie el uso terapéutico y recreativo del cannabis al debatir su autorización

Actualizado 27/11/2009 13:34:13 CET

Científicos de la Universidad de Cantabria inician estudios sobre los efectos de esta sustancia en las enfermedades depresivas

SANTANDER, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides (SEIC) pide que se diferencie entre el consumo terapéutico y el recreativo o voluntario del cannabis a la hora de debatir sobre su autorización con fines sanitarios o en la elaboración de medicamentos basados en estas sustancias.

Si se consiguiera diferenciar entre estos aspectos del debate, las autoridades sanitarias podrían ser más "susceptibles" a aprobar medicamentos con compuestos derivados del cannabis que cumplieran con los oportunos controles.

Así se manifestó el presidente de SEIC, Javier Fernández, en Santander, que ha acogido esta semana la X Reunión de esta asociación, con la participación de alrededor de 110 investigadores del tema de toda España.

Este encuentro ha sido organizado por el Grupo de I+D+i 'Receptores de neurotransmisores' de la Universidad de Cantabria, que acaba de iniciar estudios previos para comprobar si los medicamentos derivados del cannabis podrían aplicarse como tratamiento para la depresión.

El presidente de SEIC, Javier Fernández, explicó que el objetivo de esta asociación, que agrupa a unos 200 profesionales de universidades y centros sanitarios, es "nutrir" de información sobre las aplicaciones médicas derivadas de estas sustancias.

Fernández precisó que la función de esta asociación no es reclamar la legalización del cannabis, y abogó por "romper" el binomio entre el uso recreativo y el terapéutico al referirse al tema.

Según explicó, "nadie duda" ni se "escandaliza" por el uso de la morfina, derivado de la heroína, en las Unidades de Dolor, ya que se entiende que esta droga tiene un "uso dual" que podría "trasladarse" al cannabis.

Si se consiguiera diferenciar entre estos aspectos del debate, opinó, las autoridades sanitarias podrían ser más "susceptibles" a aprobar medicamentos con compuestos derivados del cannabis que cumplieran con los oportunos controles.

INVESTIGACIÓN "NEONATA"

El presidente de esta sociedad admitió que se trata de un campo de investigación que es "neonato", pero matizó que ya existen "posibilidades reales" que no siempre son conocidas por los médicos.

Esta asociación espera que en el próximo mes de marzo se autorice el medicamento denominado Sativex, para uso "compasivo" y que se administra colocándolo bajo la lengua.

Además, señaló que este tipo de medicamentos no provocan los vómitos y náuseas que ocasionan los tratamientos antitumorales habituales en los fármacos contra el cáncer.

Y existen males de tipo neurodegenerativo sobre los que aún no hay tratamientos médicos y para los que podrían usarse sustancias derivadas del cannabis.

CANNABIS Y DEPRESIÓN

En el caso de la Universidad de Cantabria, el responsable del grupo investigador 'Receptores de neurotransmisores', Ángel Pazos, detalló que se estudia la relación entre el sistema cannábico cerebral y las enfermedades depresivas, al comprobarse los efectos de medicamentos de pacientes de depresión en su sistema cerebral cannábico.

Por tanto, ante estas "evidencias" se pretende analizar este fenómeno para extraer consecuencias que podrían derivar en la aplicación de derivados del cannabis al tratamiento de estas dolencias. Pazos precisó que es una investigación que se encuentra todavía en una fase muy inicial, en la de "proyecto de investigación básica".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter