Contador

Investigadores españoles descubren un mecanismo esencial en la respuesta inmune

CNIC
CNIC
Publicado 05/07/2017 11:16:38CET

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) han descubierto un papel esencial de un regulador transcripcional (CTCF) en la producción de anticuerpos, lo que contribuye a entender mejor los mecanismos que regulan la respuesta inmune.

El estudio, liderado por la doctora Almudena Ramiro y publicado en la revista 'Nature Communications', describe como CTCF es absolutamente necesario para que los linfocitos B - responsables de generar anticuerpos contra infecciones y patógenos- puedan proteger correctamente al organismo. Así, en ausencia de este regulador el sistema inmune no funciona adecuadamente, "una información que puede ser importante en la investigación de vacunas".

"Un proceso fundamental en la generación de los anticuerpos se produce en los llamados centros germinales, unas estructuras donde los genes de los anticuerpos sufren pequeñas modificaciones que permiten respuestas inmunes más eficientes y especializadas", explica.

Como resultado de la reacción de centro germinal se generan dos tipos de células: células plasmáticas secretoras de anticuerpos, que eliminan la infección, y linfocitos B memoria, que permanecen como un reservorio de células que recuerdan la primera infección y permiten una actuación más rápida y eficiente en caso de infecciones sucesivas. Así, los centros germinales son cruciales para el efecto protector de las vacunas.

Pero para que se generen estos centros germinales se requiere que los linfocitos B ejecuten un programa transcripcional complejo, que les permite dividirse intensamente, modificar sus genes de anticuerpos y sufrir procesos de selección que inducen la supervivencia o la muerte celular.

Por otra parte, señala la investigadora del CNIC, "cuando se ha cumplido este programa, los linfocitos B pueden convertirse en células plasmáticas, que ya no proliferan, sino que tienen como misión secretar grandes cantidades de anticuerpos. Estas dos transiciones están coordinadas por dos represores transcripcionales: Bcl-6, el regulador maestro del centro germinal, y Blimp-1, que regula el programa transcripcional de las células plasmáticas".

ESTUDIO EN RATONES MODIFICADOS

En el estudio se ha analizado si este regulador CTCF podía jugar un papel en el programa de diferenciación del centro germinal. Para ello, los investigadores del CNIC han utilizado ratones modificados genéticamente en los que esta proteína se elimina específicamente en los linfocitos B de centro germinal.

Así, encontraron que en ausencia de CTCF, los ratones son incapaces de desarrollar centros germinales en respuesta a inmunización. En ensayos 'in vitro' y mediante técnicas de secuenciación masiva de ARN, los investigadores han descubierto que los linfocitos B deficientes en CTCF tienen su programa transcripcional profundamente alterado, de manera que muchos de los genes no se expresan como sería esperable en células de centro germinal, sino que, por el contrario, se asemejan al de células plasmáticas.

De hecho, cuando no hay CTCF el regulador Blimp-1 se expresa prematuramente, las células no proliferan de forma normal y secretan inmunoglobulinas anticipadamente. En conjunto, explica Ramiro, "los resultados indican que CTCF es importante para mantener el programa de diferenciación del centro germinal y que impide la diferenciación prematura hacia célula plasmática".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter