Investigadores descubren un mecanismo de las 'bacterias buenas' para proteger al intestino

Bacteria en el intestino
GETTY// XRENDER - Archivo
Publicado 04/07/2018 17:43:11CET

MADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación liderada por científicos de la Escuela de Medicina de Baylor en Houston (Estados Unidos) ha revelado un mecanismo celular por el cual las 'bacterias buenas', también conocidas como microbiota, pueden ayudar a proteger el intestino.

El estudio, publicado en la revista 'Immunity', muestra que las 'bacterias buenas' interactúan con las células epiteliales que recubren el intestino y las células del sistema inmunitario para ayudar a equilibrar las respuestas inmunes y proteger el intestino de la inflamación no deseada. Así, sugiere que la manipulación de la microbiota para limitar la respuesta inmune intestinal podría tener beneficios terapéuticos potenciales para afecciones como la enfermedad inflamatoria intestinal.

"Los microbios que causan enfermedades, como salmonella, evocan una fuerte respuesta inmune inflamatoria que está dirigida a eliminar el microbio. Pero una respuesta inmune inflamatoria, especialmente en el intestino, puede ser dañina para el tejido sano. Ahora hemos definido un rol para el microbiota en la modulación de la respuesta inmune de una manera que reduce la inflamación y limita el daño que puede causar al intestino", ha explicado la doctora Gretchen Diehl, profesora asistente de Virología Molecular y miembro del Centro Comprensivo del Cáncer Dan L. Duncan en la Escuela de Medicina de Baylor.

Para una respuesta inmune efectiva, las células inmunes llamadas células presentadoras de antígenos dirigen otras células inmunes, llamadas células T, para montar una respuesta inflamatoria apropiada que luchen contra los invasores microbianos. También dirigen las células T antiinflamatorias, también conocidas como células T reguladoras, para limitar las respuestas inmunitarias inflamatorias contra cosas como los alimentos que comemos y para desactivar las respuestas inmunitarias inflamatorias.

La microbiota ayuda a 'ajustar' la respuesta inflamatoria al instruir a las células presentadoras de antígenos para que secreten la citocina IL-10, una importante molécula antiinflamatoria. La IL-10 amortigua las respuestas de las células T inflamatorias y promueve las respuestas de las células T reguladoras que mantienen el equilibrio.

"El resultado es una respuesta equilibrada que todavía puede combatir una infección como la salmonella, pero que está regulada para evitar daños al tejido intestinal sano. Queríamos saber cómo la microbiota podría inducir este tipo de respuestas", ha señalado Diehl.

LA CONEXIÓN MICROBIOTA-EPITELIO

En su estudio, los investigadores han hallado que, al dar antibióticos a los animales de laboratorio, las células presentadoras de antígenos no producen IL-10. Cuando volvieron a poner bacterias en las entrañas de los animales, solo las bacterias que podían unirse al epitelio intestinal activaban la producción de IL-10 células presentadoras de antígeno y redujeron la respuesta inflamatoria.

"Es algo que no esperábamos porque los microbios que se pueden unir al epitelio intestinal se consideran patógenos que potencialmente pueden causar enfermedades. Pero en este caso, descubrimos que la unión de las bacterias al epitelio no causaba enfermedad; por el contrario, era necesario para promover una regulación equilibrada de las respuestas de las células T y ayudar a proteger el intestino", ha detallado.

Ahora, pese a que los investigadores reconocen que su estudio es muy preliminar, están buscando activamente otros mecanismos por los cuales los microbios pueden promover un ambiente intestinal bien equilibrado. A continuación, también planean investigar las vías de señalización que se activan cuando los microbios se unen a las células epiteliales para identificar nuevas vías que induzcan una respuesta inmune equilibrada.

"Lo que tenemos claro es que una microbiota saludable es necesaria para permitir una respuesta equilibrada no solo para protegernos de una infección, sino también para limitar el daño potencial a los tejidos a medida que el sistema inmunitario intenta eliminar los patógenos", ha concluido Diehl.