Investigadores del CSIC abren una nueva vía hacia el futuro uso de virus como 'antibióticos evolucionados'

Actualizado 01/04/2011 13:23:07 CET

MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en colaboración con la Universidad de Oxford (Reino Unido), han demostrado que, en condiciones naturales, las bacterias y sus virus, los bacteriófagos, experimentan una coevolución antagonista en términos de resistencia e infectividad.

Esto significa que los mecanismos mediante los que las bacterias se defienden del ataque de los fagos evolucionan de una forma recíproca y continua a la lucha de estos virus por infectar dichas bacterias en el suelo.

Los resultados del estudio, que aparece publicado en el último número de la revista 'Science', sugieren que la rápida coevolución y la alta especialización entre los genotipos de bacterias y fagos en suelo determinan la estructura, la dinámica y la función de las comunidades microbianas naturales.

"La importancia de nuestros resultados reside en que la evolución entre huéspedes y parásitos, es decir, bacterias y fagos, siempre había sido deducida a partir de patrones de adaptación local. Nunca hasta ahora se había observado de forma directa la variación genética que puede existir entre huéspedes y parásitos en ambientes naturales", explica el investigador del CSIC Pedro Gómez, del Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura.

Según los investigadores responsables de este estudio, en el que también ha participado Angus Buckling, la coevolución entre las bacterias y sus virus tiene importantes implicaciones en ecología evolutiva, agricultura y salud humana y del ganado. "Este fenómeno es crítico para el origen y el mantenimiento de la biodiversidad en la naturaleza. Además de que puede alterar las dinámicas poblacionales dentro de las comunidades", comenta Gómez.

Por otra parte, la coevolución entre estos dos tipos de organismos provoca "elevadas tasas de mutación en bacterias, característica asociada con infecciones clínicas, resistencia a antibióticos y nuevos genotipos de patógenos que superan el sistema inmune o la resistencia genética establecida en cultivos", añade.

"El conocimiento de cómo los fagos pueden inducir cambios ecológicos y evolutivos en las bacterias en ambientes naturales abrirá la puerta hacia el uso terapéutico de estos virus como 'antibióticos evolucionados' en contextos clínicos y agrícolas, lo que podría tener una gran relevancia en la patología en general y podría garantizar una extensa investigación en el futuro", concluye Gómez.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter