Ingenieros españoles desarrollan un escáner para los aeropuertos que no daña la salud y garantiza la privacidad

Actualizado 18/05/2010 12:28:11 CET

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

Ingenieros de telecomunicaciones españoles están desarrollando un escáner corporal para su uso en el control de seguridad de los aeropuertos, que es inocuo para la salud y que garantiza la privacidad de los pasajeros.

Este proyecto realizado por el grupo de investigación de Microondas y Radar de la ETSIT-UPM se enmarca en el proyecto Terasense para el desarrollo de aplicaciones en terahercios, dentro del programa Consolider Ingenio, que cuenta con un total de 130 investigadores pertenecientes a 11 universidades españolas.

El escáner, fabricado en terahercios, estará construido para el año 2013, según las previsiones de los investigadores, y cuenta con un presupuesto aproximado de 240.000 euros.

Hasta el momento, la tecnología que se desarrollaba en terahercios se utilizaba para la radioastronomía. Esta tecnología permite que sistemas de radiofrecuencia de reducido tamaño, con sus radiaciones penetren en objetos opacos, determinando su estructura y clasificándolos.

Además, el aparato no comporta ningún riesgo para la salud pues no utiliza radiación ionizante y preserva la privacidad del individuo, porque con una aplicación de tratamiento de imágenes utilizará un prototipo estándar de una silueta humana sin mostrar las facciones propias del individuo.

"Otro ejemplo de las ventajas del uso del terahercio es que también nos permitirá estudiar la composición atmosférica mediante una señal de radar lanzada hacia una nube, proporcionándonos información, por ejemplo, de su contenido de agua", ha explicado el coordinador del grupo de investigación de Microondas y Radar de la ETSI de Telecomunicación para el proyecto Terasense, Jesús Grajal.

En la ETSIT-UPM se fabricará tecnología horizontal de 300 gigahercios que se integrará en un radar que extrae una imagen en tres dimensiones del individuo, capaz de analizar el contorno, similar a una foto con píxeles pero con mayor profundidad. Este sistema radar funcionará a finales de este año.

Los investigadores señalan que el coste de fabricación de este radar es elevado. "Hasta el momento, al no existir un volumen de mercado importante, no es posible abaratar la tecnología, esperamos que en un futuro próximo se solucione este hándicap", aclara Grajal.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter