¿Cómo influyen los partidos políticos en nuestras opiniones?

Líderes políticos
EUROPA PRESS
Publicado 21/02/2018 8:04:33CET

   MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Las noticias falsas están en todas partes, pero por qué las creemos todavía no está claro. Basándose en la investigación neuroeconómica, psicólogos sugieren en una opinión publicada este martes en 'Trends in Cognitive Sciences' que valorar nuestra identidad más que nuestra precisión es lo que nos lleva a aceptar información incorrecta que se alinea con las creencias de nuestro partido político.

Esta discrepancia de valores, dicen, puede explicar por qué las fuentes de noticias de alta calidad ya no son suficientes, y comprenderlas puede ayudarnos a encontrar mejores estrategias para cerrar la brecha política.

   "La neuroeconomía ha comenzado a converger en esta comprensión de cómo calculamos el valor. Elegimos lo que nos importa y cómo interactuar con el mundo, ya sea el periódico que escogemos por la mañana o lo que desayunamos", dice el autor principal Jay Van Bavel, psicólogo de la Universidad de Nueva York, en Estados Unidos. "Y entonces empezamos a pensar, es cuando nuestros objetivos para encajar con ciertos grupos son más fuertes que el objetivo de que tenemos que ser precisos, por lo que es más probable que nos descarrilemos".

   Esto es lo que él llama su modelo de creencia basado en la identidad. La idea es asignar valores a diferentes ideas basadas en lo que más nos importa en este momento y luego comparar esos valores para decidir qué idea creemos que es verdadera. Debido a que nuestros partidos políticos pueden brindarnos un sentido de pertenencia y ayudarnos a definirnos a nosotros mismos, estar de acuerdo con ellos puede reforzar nuestro sentido de identidad. Y a veces eso puede importarnos más que la precisión sobre un problema, incluso si la precisión es algo que normalmente nos importa. Cuando eso sucede, es probable que creamos las ideas que se alinean con las opiniones de nuestro partido, sin importar cuán verosímiles sean.

LAS FUENTES DE INFORMACIÓN TIENEN MENOS IMPACTO

   Esto puede significar que las fuentes de información de las que normalmente dependemos para dar forma a nuestros puntos de vista tienen menos impacto. "Tener una fuente de noticias de gran calidad no importa tanto si creemos que las personas que la producen pertenecen a un grupo diferente al nuestro --dice Van Bavel--. Podrían tener los mejores escritores, los mejores periodistas de investigación, los mejores estándares editoriales, todas las cosas que normalmente nos importarían. Pero dejamos de valorar esas cosas, lo que normalmente llevaría a una alta probabilidad de precisión, y en su lugar nos centramos en el grupo con el que creemos que se alinean las noticias".

   Aun así, Van Bavel cree que su modelo ofrece estrategias que pueden ayudar a cerrar la brecha política. "Nuestro modelo realmente no elige un lado --explica--. Lo que defiende es aumentar el valor de la verdad o, si no, encontrar maneras de reducir los efectos de la identidad, ya sea a la izquierda o a la derecha".

   Ubicarse en un rol que requiere que alguien sea preciso, como ser convocado para hacer de jurado, puede dar a las personas los criterios con los que evaluar la información y ayudarles a ser mejores para pensar críticamente. Incluso de manera más simple, Van Bavel dice que podemos aumentar el valor de las creencias precisas pidiéndole a las personas que pongan su dinero en lo que dicen. "Cuando estás en desacuerdo, pregúntale a tu oponente, '¿Quieres apostar?' Y luego aumentan sus motivos de precisión, y puedes ver de inmediato si tenían un razonamiento motivado. De repente, hay 20 dólares en juego y no quieren que se demuestre que están equivocados", dice.

   También podemos trabajar para reducir los efectos de la identidad. Una forma es crear una identidad superior: hacer que las personas se vean a sí mismas como ciudadanos de una nación o del mundo en vez de miembros de un partido político; pero también debemos prestar atención a cómo nos relacionamos con personas de diferentes convicciones políticas. "Resulta que si los insultas y los criticas públicamente, sus necesidades de identidad aumentan, y se sienten amenazados y menos preocupados por la precisión. De hecho, necesitas afirmar su identidad antes de presentar información que podría ser contradictoria con lo que creen", dice Van Bavel.

   Actualmente, Van Bavel está trabajando en estudios empíricos que reafirmarán la generalización de estos principios neuroeconómicos a nuestras creencias. Mientras tanto, y especialmente en el clima político actual, él cree que el mensaje es simple. "Nuestras identidades partidistas nos llevan a creer cosas que son falsas. Por lo tanto, tenemos que dar un paso atrás y evaluar críticamente lo que creemos y por qué", concluye.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.