¿Cómo influye la situación económica en la salud de la población?

Gente caminando
PIXABAY - Archivo
Publicado 20/06/2018 14:25:27CET

MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El desempleo, la precariedad y las rentas bajas tienen impacto negativo en la salud de la población, según ha puesto de manifiesto un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) y que ha sido publicado en 'Quality of Life Research'.

Para desarrollar este estudio, los investigadores, entre los que se encuentran Beatriz Fornell, María del Puerto López del Amo, Manuel Correa y José Jesús Martín, han empleado la base de datos longitudinal de la Encuesta de Condiciones de Vida elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) entre los años 2007 y 2011.

En concreto, el desempleo y, especialmente, la precariedad laboral están vinculados a un incremento de la probabilidad de sufrir una peor salud percibida, una variable que, según han comentado los expertos, está "estrechamente relacionada" con un mayor riesgo de enfermedad.

Asimismo, los investigadores han avisado de que el gasto en servicios públicos fundamentales sería "insuficiente" para corregir este deterioro en la salud percibida. Este gasto público se corresponde con la sanidad, la educación y la protección social, competencias que están transferidas a las comunidades autónomas.

En este sentido, en el trabajo se ha alertado de que aunque el gasto público tuvo un resultado positivo, este no ha sido suficiente para solventar el impacto previo y, de hecho, ha tenido un efecto "muy limitado" en la salud percibida.

"Los servicios públicos fundamentales influyen en la protección de la salud percibida, pero muy poco, dado que llega un momento en que un mayor gasto sanitario no equivale a una mejor salud. Si los resultados del estudio se confirman en investigaciones posteriores, la reducción de la precariedad laboral sí ocasionaría un efecto positivo más pronunciado. Sin embargo, para ello sería necesario un cambio en la legislación", ha zanjado Martín.