¿Cómo influye el ejercicio físico en las relaciones sexuales?

Correr. Runing. Pareja corriendo. Ejercicio físico
J.M. GUYON - Archivo
Publicado 25/05/2018 11:05:36CET

MADRID, 25 May. (EUROPA PRESS) -

El 83,2 por ciento de los jóvenes son conscientes de que la actividad física regular mejora las relaciones sexuales, según han mostrado los datos del VI el Barómetro 'Los jóvenes y el sexo' elaborado por Control.

Sin embargo, hasta un 50,8 por ciento de los encuestados reconoce "no dar importancia a que su pareja sexual haga deporte", pero entre los que respondieron que sí lo consideran importante, hasta un 30,7 por ciento ha señalado que lo haría por el cambio en el aspecto físico que supone el deporte para su pareja, en vez de por los beneficios que supondría tanto para su salud como para su vida sexual, han especificado desde Control.

En este sentido, la sexóloga clínica, psicóloga y terapeuta de parejas, Nayara Malnero, ha explicado el papel que juega el ejercicio físico en las relaciones sexuales, resaltando su contribución fundamental a la regulación de la respiración, y la elasticidad como beneficios físicos que reportan tanto las relaciones sexuales como la actividad deportiva.

Además, según ha apuntado la sexóloga, "la estrecha relación entre deporte y sexo queda patente en los beneficios que se aportan mutuamente no solo a nivel físico, sino también a nivel emocional". Así, tal y como indica, ambos son los responsables de la secreción de varias hormonas comunes como la endorfina, conocida como "la hormona de la felicidad".

LA IMPORTANCIA DE LOS EJERCICIOS DE SUELO PÉLVICO

Malnero ha argumentado que deportes como la bicicleta de montaña, correr u otros que incluyen muchos saltos durante su realización pueden acarrear problemas relacionados con la disfunción eréctil y el bajo control eyaculatorio en los hombres, y dificultades para la penetración en las mujeres.

Pero ha recordado que, tanto hombres como mujeres, pueden prevenir y evitar estos problemas mediante la realización regular de ejercicios de suelo pélvico como hipopresivos o Kegel, con los que se fortalecen los músculos de debajo del útero, la vejiga y el intestino grueso.

"Una práctica tan sencilla como relajar y apretar los músculos que controlan el flujo de orina y que se recomienda hacer tres veces al día, sentada o acostada", han manifestado desde Control.

En el caso de las mujeres, además, estos ejercicios pueden realizarse de manera "más efectiva mediante el empleo de las denominadas bolas chinas". Se trata de un estimulador femenino con el que, además del suelo pélvico, se fortalecen los músculos de la vagina, han especificado.

"Realizarlos de manera regular supone una preparación para la actividad sexual que, en la práctica, se traduce en un extra de placer tanto para hombres como para mujeres", ha concluido Malnero.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.