Contador

La infección por rotavirus puede estar implicada en el desarrollo de patologías como la diabetes tipo 1 y la celiaquía

Rotavirus
FLICKR/AJ CANN
Actualizado 09/11/2017 8:44:36 CET

   MADRID, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

   La infección por rotavirus puede estar implicada en el desarrollo de patologías no directamente relacionadas enfermedades gastrointestinales, como la diabetes tipo 1 y la enfermedad celiaca, por este motivo, comenta el doctor Francisco Giménez, director del Instituto Balmis de Vacunas, investigadores están "tratando de demostrar que la vacunación frente a rotavirus podría prevenir su aparición".

   "Hasta ahora sabíamos que las infecciones por rotavirus son la causa más frecuente de gastroenteritis en lactantes y niños pequeños, al tratarse de un virus muy contagioso y resistente, pero las últimas investigaciones parecen mostrar que este virus puede ser responsable de otras manifestaciones sistémicas", explica con motivo de la celebración de las XIV Jornadas Internacionales de Actualización en Vacunas.

   Actualmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda prevenir el rotavirus por la gran carga sanitaria global atribuida a esta infección. Es muy contagioso y resistente y, aunque su mortalidad es muy baja, sí que puede llegar a provocar el ingreso hospitalario del paciente.

   Asimismo, afecta especialmente a niños pequeños y es la causa más frecuente de gastroenteritis aguda en todo el mundo; la probabilidad de que un niño adquiera una primera infección por rotavirus durante los dos primeros años de vida es del 96 por ciento, una segunda infección del 69 por ciento y la tercera infección del 42 por ciento.

MÁS DE 40 VACUNAS PARA LA PREVENCIÓN DE 25 ENFERMEDADES EVITABLES

   Esta jornada, organizada por el Instituto Balmis de Vacunas y el Colegio Oficial de Médicos de Almería, pretende poner en valor el conocimiento que existe sobre las vacunas. Tal y como recuerda Giménez, "existen más de 40 vacunas para la prevención de 25 enfermedades evitables y la comunidad científica sigue trabajando de forma avanzada en la búsqueda de vacunas para otras patologías graves como la malaria o determinados tipos de cáncer".

   Cada año las vacunas salvan millones de vidas. Ante esta evidencia, el doctor Miguel Sánchez, del Hospital de Torrecárdenas de Almería y miembro del comité organizador de las Jornadas, asegura que "la mejor estrategia para el desarrollo de vacunas eficaces es el conocimiento".

   "Conocer qué enfermedad queremos prevenir, conocer mediante estudios de investigación qué vacunas serán las más seguras, conocer la información que interesa a los padres y, sobre todo, conocer como pediatras todas las verdades y bondades sobre las vacunas para transmitirlas a la población general. En definitiva, desmontar los falsos mitos a través del conocimiento", añade.

   Una de las nuevas líneas de investigación en vacunas otorga un papel protagonista en la respuesta inmunitaria al medioambiente, el huésped y la microbiota intestinal. En este sentido, parece que las bacterias nativas del organismo pueden ayudar a determinar la respuesta inmunitaria a las distintas vacunas. "Queda por ver ahora si tales resultados llevarán a la recomendación del análisis sistemático del microbioma antes de la vacunación, un avance que podría salvar miles de vidas", apunta Giménez.

VACUNAS FRENTE AL VIRUS RESPIRATORIO SINCITIAL

   Giménez recuerda que donde es muy necesaria la vacuna es frente al virus respiratorio sincitial (VRS). La bajada de las temperaturas trae la proliferación de enfermedades respiratorias como la bronquiolitis, causada en más del 70% de los casos por el VRS. "Esta patología afecta sobre todo a bebés y suele ser motivo de colapso en las consultas y urgencias pediátricas. No en vano, es la causa más frecuente de hospitalización en menores de un año", añade el doctor Sánchez.

   En bastantes casos es necesaria la hospitalización, especialmente en menores de tres meses. En estos casos, la frecuencia y el trabajo respiratorio, el color del niño y la dificultad para su alimentación son aspectos que orientan al pediatra sobre la necesidad de ingreso, con la ayuda de la saturación de oxígeno y la gasometría. El tratamiento es sintomático y persigue mantener la hidratación y nutrición del menor y mejorar la oxigenación, y la infección no produce inmunidad completa ni duradera.

   "A día de hoy la vacuna frente al VRS es muy necesaria, no solo para prevenir todos los aspectos propios de la enfermedad sino también para reducir el coste económico directo e indirecto que se asocia a ella: visitas a consulta, urgencias e ingresos; tratamiento con aerosoles, soporte respiratorio, ausencia de los familiares al trabajo, etcétera. Hasta una de cada cuatro consultas por bronquiolitis acaban en la hospitalización del bebé", recuerda Giménez.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter