Infancia, personas mayores y enfermos crónicos, los más expuestas a los efectos del calor

Temperaturas, calor, verano, termómetro
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 26/06/2018 17:16:44CET

Dan una serie de pautas sencillas para prevenir problemas vinculados con las altas temperaturas

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Cruz Roja ha señalado, con motivo de las altas temperaturas de los últimos días, que el calor no afecta a todas las personas por igual, siendo las más vulnerables las personas mayores, especialmente las que viven solas o son dependientes; los niños, sobre todo menores de 4 años; los enfermos crónicos en tratamiento con determinados fármacos; o aquellas con dificultades de comprensión, orientación, poca autonomía en la vida cotidiana y consumo de alcohol y otras drogas.

Con el fin de reducir los problemas derivados de las altas temperaturas, Cruz Roja Española ha dado, además, una serie de pautas sencillas en el día a día para poder disfrutar del calor y del verano con más seguridad a partir de su campaña 'Yo me protejo ante el calor'.

"En condiciones normales, cuando hace calor, el termostato interno del organismo produce sudor, que se evapora con el fin de refrescar el cuerpo. Los días de calor intenso obligan a que el cuerpo haga un esfuerzo de adaptación para mantener la temperatura normal. Las altas temperaturas pueden tener una serie de efectos negativos sobre la salud, como calambres, deshidratación, insolación o golpe de calor, que son especialmente preocupantes en la población infantil y en las personas mayores", explican desde Cruz Roja en un comunicado.

Entre sus recomendaciones, a nive general, señalan que en verano es necesario hidratarse de forma continua, usar ropa ligera y de colores claros y calzado cómodo y fresco. Sobre las comidas, aconsejan que sean ligeras, como frutas, ensaladas o verduras, y beber líquidos en abundancia siempre que no exista contraindicación médica.

Cuando se esté en el campo o en la calle, al aire libre, aconsejan permanecer en la sombra, protegerse del sol con gafas o gorras, hidratarse con frecuencia y evitar, siempre que sea posible, la realización de actividades en las horas donde se registran las temperaturas más altas.

En el hogar, instan a permanecer en las estancias más frescas y bajar persianas y toldos para evitar que el sol entre directamente. En el caso del automóvil, recuerdan que no hay que dejar nunca a los niños ni a las personas mayores en el interior de un vehículo cerrado, así como llevar líquidos para hidratarse y prestar especial atención a los cambios bruscos de temperatura al entrar y salir del vehículo.

Antes de ir a la piscina o a la playa, cuando se está más expuesto al sol, Cruz Roja recuerda que se debe utilizar protección solar adecuada y aplicarla 30 minutos antes de salir de casa, de forma generosa, así como renovarla regularmente. Proteger la cabeza y cuello con un gorro o sombrero y usar gafas de sol con protección frente a los rayos ultravioleta y radiación azul visible es otra de los consejos, junto con evitar el uso de productos sensibilizantes como los perfumes alcohólicos.

En cualquier caso, señalan que si se encuentra mal por el calor, se pare la actividad que esté haciendo, se pida ayuda y se sitúe en un sitio fresco. Antes de lanzarse al agua, afirman que se debe comprobar la profundidad de la zona y tomar precauciones extras en ríos, pantanos y embalses, evitar zonas de desagües, vigilar a los más pequeños y evitar consumir alcohol y drogas.