La incidencia de la tuberculosis en España es de 30 casos por cada 100.000 habitantes, el doble que en Francia

Actualizado 23/03/2010 16:26:45 CET

El Congreso de los Diputados organiza un acto con motivo de la celebración Día Mundial de la Tuberculosis

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

La incidencia de la tuberculosis en España es de 30 casos por cada 100.000 habitantes cada año, lo que supone el doble que en Francia y la mitad que Marruecos, según afirmó el doctor Joan Caylá, coordinador de la unidad de investigación en tuberculosis en Barcelona, en la mesa redonda 'Por una respuesta eficaz, coherente y sostenible' con motivo del Día Mundial de la Tuberculosis que se celebra mañana día 24.

El experto explicó que "una de las causas de esta incidencia se debe a los cambios demográficos que sufre España, con la inmigración de países con altas tasas de tuberculosis como Rumanía, Marruecos, Ecuador y China, que son los principales nacionalidades de inmigrantes". Además, en España existen mayores tasas de VIH que en estos países, por lo que actualmente "se da un cruce de infecciones", según afirmó el doctor.

Uno de los grandes problemas que conlleva esta enfermedad hoy en día es que se está conviertiendo en multirresistente, por lo que cada vez es más difícil curarla, por ello Caylá destacó "la importancia de seguir de cerca los casos, saber si se curan y sobre todo que se registren ya que la mitad de los casos diagnósticados no se registran".

En este sentido, señaló que es necesario "implantar sistemas de vigilancia activa en los que se registre la mortalidad y las altas hospitalarias". Así, puso de ejemplo el programa que lleva a cabo en Barcelona o el plan que se puso en marcha en Galicia, que "logró disminuir la incidencia de 76 casos por 100.000 en 2006 a los 30 actualmente".

Finalmente, reclamó que la lucha contra esta enfermedad debe "convertirse en una prioridad política, como resalta la estrategia DOTS de la Organización Mundial de la Salud". Por ello, pidió que se "impulse el Plan para la prevención y control de la tuberculosis en España y que a su vez este impulso sea asumido también por las comunidades autónomas".

LA VACUNA MÁS UTILIZADA PERO LA MENOS EFICAZ

Durante esta mesa redonda, también intervino Peg Willingham, directora ejecutiva de Asutos externos de la Fundación Mundial Aereas para las vacunas de la tuberculosis, que explicó cuáles serán las herramientas necesarias para mejorar la respuesta global a esta enfermedad en el futuro.

Así, Willingham explicó cuál es la situación de las herramientas actuales, en el caso de las vacunas, "éstas tienen más de 80 años, siendo hoy en día la más utilizada pero la menos eficaz, de hecho no es segura en pacientes con VIH/Sida, ni efectiva contra la tuberculosis pulmonar o post-infantil".

Igualmente, "los fármacos que se usan en los tratamientos tienen una antigüedad de 40 años siendo incompatibles con algunos antirretrovirales del VIH/Sida, además los tratamientos requieren la ingesta de muchas pastillas. Y sobre los métodos de diagnóstico actuales apuntó que "si el paciente tiene Sida sólo detecta al 20 por ciento de los casos".

Por ello, la experta recalcó que "hay esperanza para el futuro en los nuevos fármacos, diagnósticos y vacunas que se está desarrollando en la actualidad y que estarán disponibles en unos años". Willingham destacó que estas nuevas herramientas deben ser "fácilmente accesibles y con precios bajos para que los países del tercer mundo puedan disponer de ellas".

En esta línea, el doctor Jahit Sacarlal, del Centro de Investigación en Salud Internacional de Manhiça en Mozambique, explicó como "el 80 por ciento de la mortalidad de esta enfermedad recae sobre 22 países, 8 de ellos en África". El doctor expresó la dificultad de la investigación en los países africanos debido a la falta de recursos y personal cualificado.

Por su parte, el embajador de España ante el Fondo Mundial de lucha contra la tuberculosis, el sida y la malaria, Fidel López Álvarez, expresó el compromiso la cooperación española en la erradicación de esta enfermedad, de hecho señaló que España "es el quinto país financiador a nivel mundial en este fondo, aportando desde hace siete años 96 millones de euros para esta enfermedad". Asimismo, destacó que la prioridad en la lucha contra esta enfermedad debe ser el diagnostico precoz, para evitar que aumente los casos.

Finalmente, la mesa redonda contó con la presentación de Gaspar Llamazares y Rosa Delia Blanco, presidente de la Comisión de Sanidad, Política Social y Consumo y presidenta de la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Congreso de los Diputados, respectivamente, organizadores del evento.

Llamazares destacó que "esta es una pandemia silenciosa y unida a la exclusión, especialmente desde que se combina con el Sida". Por ello, recalcó "la importancia de este día mundial para poder dar una respuesta a esta enfermedad".

Por su parte Blanco, recalcó que le sorprende ver como "en el primer mundo se han gastado millones en vacunas para la Gripe A, pero sigue faltando dinero para penicilina en los países en desarrollo". Y recordó que aunque hoy en día se de sobre todo en países del tercer mundo, "en España la gente se moría a causa de la tuberculosis hace 50 años".