'PLoS Pathogens'

Identifican cómo un tipo de células inmunes mantienen la tuberculosis bajo control

Actualizado 07/10/2014 5:51:03 CET

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La mayoría de las personas sanas pueden defenderse contra la tuberculosis, pero necesitan que todas las partes de su sistema inmune funcionen juntas. Un estudio publicado este jueves en 'PLoS Pathogens' revela cómo una clase especial de células inmunes, llamadas células T 'asesinas naturales invariantes' (iNKT), hacen su contribución a este esfuerzo conjunto.

   "Estábamos interesados en identificar los mecanismos que los diferentes tipos de células T utilizan para controlar la infección por 'Mycobacterium tuberculosis", explica el autor principal del nuevo estudio, Samuel Behar, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts, en Estados Unidos.

   Él y sus colegas habían demostrado previamente que cuando las células asesinas naturales invariantes T encuentran macrófagos infectados, células diana humanas de 'Mycobacterium tuberculosis' o Mtb, las células iNKT, impiden de alguna manera a Mtb crecer y multiplicarse en el interior de los macrófagos. En este estudio, los científicos se centraron en cómo las células iNKT lo consiguen.

   En cultivos de células y experimentos en ratones para diseccionar la interacción, encontraron que cuando las células iNKT se enfrentan a los macrófagos infectados por el Mtb responden de dos maneras diferentes. Una de ellas es produciendo y liberando interferón gamma, un activador del sistema inmune de amplio espectro, pero cuando los científicos bloquearon la acción del interferón gamma, vieron que las células iNKT aún podrían inhibir el crecimiento de Mtb en los macrófagos.

   Después de probar un par de mediadores más conocidos de la función de las células iNKT y encontrar que eran prescindibles, los científicos descubrieron que el control de Mtb depende de la producción y la liberación por las células iNKT de un factor del sistema inmunitario soluble llamado GM-CSF. Al bloquear GM-CSF, detectaron que las células iNKT ya no podían restringir el crecimiento de micobacterias y cuando expusieron los macrófagos infectados con Mtb aislados a GM-CSF, resultó que este factor por sí solo es suficiente para inhibir el crecimiento de Mtb.

   Estos resultados son muy interesantes en el contexto de los hallazgos previos de que los ratones en los que se había suprimido el gen GM-CSF eran más susceptibles a la infección por Mtb  porque enlazan las células iNKT y GM-CSF e identifican una nueva vía de control de Mtb por el sistema inmune.

   "La comprensión de cómo las células iNKT contribuyen al control y la eliminación de Mtb en general y la búsqueda de que GM-CSF tiene una función esencial podría conducir a nuevos enfoques terapéuticos que fortalezcan su actividad y refuercen la respuesta inmune total durante la infección", concluyen los autores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter