Clave parea nuevos estudios del Alzheimer o el Parkinson

Identifican casi mil complejos moleculares críticos para la supervivencia de especies

Actualizado 08/09/2015 11:10:28 CET

MADRID, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

   En un gran y detallado estudio sobre la biología molecular de los animales, investigadores de las universidades de Texas, en Austin, Estados Unidos, y de Toronto, Canadá, han descubierto las instrucciones de montaje de los cerca de 1.000 complejos de proteínas que comparten la mayoría de los tipos de animales, revelando sus profundas relaciones evolutivas. Esas instrucciones ofrecen una nueva y poderosa herramienta para el estudio de las causas de enfermedades como el Alzheimer, el Parkinson y el cáncer.

   FUNCIONES DE LAS PROTEÍNAS 

    Las proteínas se unen para formar complejos de proteínas, o máquinas moleculares, con el fin de realizar muchas funciones biológicas específicas en las células. Los autores del estudio, publicado esta semana en la revista 'Nature', identificaron casi mil máquinas moleculares críticas para el desarrollo y la supervivencia de especies tan diversas como las anémonas de mar, los gusanos, los ratones y los seres humanos.

   COMPLEJOS DE PROTEÍNAS

   Por ejemplo, los investigadores encontraron complejos de proteínas idénticos requeridos por las células que organizan la formación adecuada de la cabeza y de los ojos a través de las diferentes especies. También localizaron las proteínas que se adhieren entre sí para formar los complejos --llamados interacciones proteína-proteína-- revelando importantes procesos para el buen funcionamiento de las células.

   "Esencialmente, hemos sido capaces de construir una especie de diagrama de montaje de cómo miles de proteínas diferentes se unen para llevar a cabo las funciones adecuadas dentro de las células de la mayoría de los tipos de animales", explica el investigador Edward Marcotte, profesor de Biociencias Moleculares en la Universidad de Texas.

   EMSAMBLAJE DE PROTEÍNAS

   "El ensamblaje de proteínas en los seres humanos a menudo era idéntico al de otras especies. Esto no sólo refuerza lo que ya sabemos acerca de nuestro ancestro evolutivo común, sino que también tiene implicaciones prácticas, proporcionando la capacidad de estudiar las bases genéticas para una amplia variedad de enfermedades y cómo se muestran en diferentes especies", añade.

   Demostrar estos puntos en común ofrecerá a los científicos más oportunidades de estudiar las enfermedades relacionadas con proteínas y aprender sobre la forma en que se ensamblan en distintas especies. "Al entender cómo los complejos de proteínas se unen a través de organismos muy diferentes, podemos encontrar cuestiones relevantes para los seres humanos y la salud humana", añade Marcotte.

   La investigación empleó espectrometría de masas de alto rendimiento, con  los autores recogiendo datos sobre las proteínas celulares de nueve especies de una amplia muestra representativa del reino animal. Las especies estudiadas incluyen gusanos, moscas, ratones, seres humanos, erizos de mar, anémonas de mar y ranas e, incluso, el moho del fango y la levadura común del pan. Los expertos cruzaron los datos de espectrometría de masas con información genómica conocida.

   "Para mí, lo más destacado del estudio es su magnitud --apunta uno de los directores del estudio, Andrew Emili, profesor del Centro Donnelly en Toronto--. Hemos triplicado el número de interacciones de proteínas conocidas para cada especie, así que a través de todos los animales, ahora podemos predecir, con alta confianza, más de 1 millón de interacciones de proteínas, un gran paso fundamental para adelantar los postes de la meta en términos de las redes de interacción de proteínas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter