Los hombres toleran la incontinencia por estrés durante más de dos años antes de ir al médico

Baños, incontinencia
GETTY//VIDGUTEN - Archivo
Publicado 25/06/2018 18:45:29CET

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los hombres toleran la incontinencia urinaria por estrés durante más de dos años de media antes de buscar ayuda médica, y un tercio la soporta durante más de cinco años, según un nuevo estudio realizado por investigadores del Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas (Estados Unidos).

Esta investigación, publicada en la revista 'Urology', hace un llamamiento a médicos y urólogos para que realicen, durante los chequeos de sus pacientes, una prueba rutinaria en la que un paciente tosa mientras el médico observa cualquier liberación accidental de orina.

"Nuestro objetivo es difundir que existen tratamientos efectivos y seguros para los hombres con incontinencia urinaria por estrés, pero también para facilitar un diagnóstico inmediato y preciso entre pacientes con esta condición", ha explicado la doctora Joceline Fuchs, primer autora del estudio.

La incontinencia urinaria por estrés se produce cuando la actividad física o el esfuerzo (tos, levantamiento de objetos pesados o ejercicio) hace que la vejiga pierda orina. De acuerdo con los investigadores, alrededor de 13 millones de estadounidenses padecen algún grado de incontinencia, y las mujeres representan el 85 por ciento de los casos. Algunos hombres que han tenido tratamientos de cáncer de próstata que involucran cirugía (prostatectomías) desarrollan la afección.

"La incontinencia por estrés es rara, pero se sabe que tiene efectos psicosociales y emocionales negativos significativos y representa una razón para la ansiedad y la depresión posteriores al tratamiento", ha señalado el doctor Allen Morey, participante en el estudio.

Durante el estudio, los investigadores revisaron los casos de 572 hombres evaluados para cirugía de incontinencia en Dallas entre 2007 y 2017. Hallaron que la mediana de tiempo que los hombres habían esperado para buscar tratamiento fue de 32 meses, y un tercio esperó más de cinco años. Los pacientes con 80 años esperaron una mediana de más de siete años.

Sin embargo, el estudio concluye que la mayoría de la recuperación del control urinario tras sufrir esta patología se consigue en los primeros 12 meses después de una prostatectomía. Más allá del primer año, la mejora es poco probable.

Este retraso en el tratamiento, señalan los investigadores, puede estar relacionado con la renuencia del paciente a someterse a más cirugía o debido al limitado acceso geográfico a especialistas apropiados. A pesar de este miedo, recuerdan que la satisfacción del paciente y las medidas de mejora de la calidad de vida para aquellos que se someten a la cirugía contra la incontinencia son altos, del 73 al 90 por ciento, según el estudio.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.