La hipertensión acecha a los supervivientes a un cáncer infantil

Tensión, médico, hipertensión
ALPHAGALILEO
Publicado 11/12/2017 13:21:40CET

NUEVA YORK, 11 Dic. (Reuters/EP) -

Un estudio del St. Jude Children's Research Hospital de Memphis (Estados Unidos) ha descubierto que las personas que sobreviven a un cáncer infantil tienen casi el doble de riesgo de hipertensión arterial durante la edad adulta, en comparación con la población general.

En concreto, según los resultados publicados en la revista 'Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention', hasta uno de cada 12 adultos que han superado un cáncer durante su infancia tienen una hipertensión no diagnosticada, lo que puede ser un problema ya que muchos tienen problemas cardiovasculares como consecuencia de los tratamientos con quimio y radioterapia recibidos para acabar con el tumor.

"La buena noticia es que, a diferencia del tratamiento previo recibido para combatir el cáncer, la presión arterial alta es un factor de riesgo modificable", ha reconocido Todd Gibson, principal autor del estudio.

Su análisis incluyó a 3.016 adultos a los que se diagnosticó un cáncer cuando eran niños y habían sobrevivido al menos 10 años de adultos.

A los 30 años, el 13 por ciento tenía la presión arterial alta, halló el estudio, cuando la prevalencia general de la hipertensión en personas de 18 a 39 años en Estados Unidos es de alrededor del 7 por ciento, según datos de los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés).

Además, el porcentaje de supervivientes a un cáncer infantil con hipertensión aumentó al 37 por ciento a los 40 años, y superaba el 70 por ciento al cumplir 50. Cuando, según datos de los CDC, solo el 30 por ciento de la población de 40 a 60 años son hipertensos.

De igual modo, durante su estudio vieron que había algunos subgrupos con más riesgo de tener su presión arterial más elevada, caso de la población masculina, de raza negra o pacientes con sobrepeso. En cambio, la exposición a quimio o radioterapia no parecía influir en dicho riesgo.

¿POSIBLE RELACIÓN CON LOS TRATAMIENTOS RECIBIDOS?

Investigaciones previas ya habían relacionado el uso de algunos tratamientos contra el cáncer, como las antraciclinas, con el debilitamiento del músculo cardíaco. Asimismo, otros trabajos han vinculado algunas radioterapias con una alteración del ritmo cardiaco o un daño estructural de válvulas y arterias.

Y a medida que cada vez hay más supervivientes al cáncer infantil, al menos hasta bien entrada la edad adulta, es más probable que muchos vivan lo suficiente para desarrollar hipertensión u otras patologías crónicas, propias de la edad.

De hecho, así se ha visto que las muertes por enfermedades cardiovasculares son ocho veces más frecuentes entre los supervivientes al cáncer infantil, en comparación con la población general, mientras que el riesgo de infarto es hasta 5 veces mayor que en personas de la misma edad que nunca han desarrollado cáncer.

Los autores reconocen que una de las limitaciones de su estudio es que los datos de la presión arterial se obtuvieron de una única visita en cada periodo de edad, por lo que algunos participantes podrían considerarse hipertensos de forma errónea.

Aun así, los hallazgos sugieren que los supervivientes a un cáncer infantil deben someterse a revisiones periódicas que también tengan en cuenta la presión arterial, ha añadido Daniel Lenihan, investigador de la Universidad de Washington en St. Louis (Estados Unidos) que no participó en el estudio.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.