'The American Journal of Pathology'

Hallan proteínas que pueden explicar la patogénesis del linfoma de efusión primaria

Actualizado 07/10/2014 3:05:48 CET

MADRID, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Mediante el cultivo de células de linfoma de efusión primaria (PEL, por sus siglas en inglés) y el análisis de la secretoma, investigadores han identificado las proteínas que pueden explicar la patogénesis de PEL, su adhesión celular peculiar y los patrones de migración. También detectaron vías oncogénicas relacionadas, proporcionando así fundamentos para un tratamiento más individualizado, como explican los autores en un artículo en 'The American Journal of Pathology'.

   En concreto, estos expertos hallaron un total de 20 proteínas secretadas específicamente por líneas celulares de linfoma de efusión primaria, una rara neoplasia de células B que se distingue por su tendencia a extenderse a lo largo de las membranas serosas finas que recubren las cavidades del cuerpo sin infiltrar o destruir los tejidos cercanos.

Un biomarcador es una molécula biológica que se encuentra en la sangre, otros fluidos corporales o tejidos que señala un proceso normal o anormal, una condición o enfermedad y puede ayudar a desarrollar estrategias terapéuticas personalizadas para los pacientes.

El análisis de secretomas es una nueva estrategia para hallar biomarcadores implicados en la patogénesis del cáncer basados en el razonamiento de que estos fluidos se verán enriquecidos en proteínas secretadas por las células cancerosas o puestos en libertad desde el interior de las células (a través de vesículas, la lisis celular, la apoptosis o necrosis ). El contenido de la secretoma puede reflejar el estado funcional de las células en un punto de tiempo específico.

   En este estudio, investigadores del Instituto Nacional de Tumores en Milán, Italia, y el Centro Oncológico de Aviano, en Italia, analizaron secretomas de cuatro líneas celulares establecidas de PEL (CRO- AP2, AP3-CRO, CRO-AP5 y CRO-AP6; fijadas en los laboratorios dirigidos por Antonino Carbone), así como de cuatro muestras clínicas de PEL y tres linfomas sólidos primarios. Las células tumorales PEL se caracterizan por el herpesvirus asociado con la infección por sarcoma de Kaposi (KSHV, por sus siglas en inglés) y los linfomas sólidos primarios fueron también KSHV positivos.

   El contenido de proteína se midió utilizando dos plataformas de espectrometría de masas complementarias. Los experimentos permitieron que las células crecieran durante entre 16 y 18 horas y se realizaron bajo condiciones libres de suero para aumentar la capacidad de detectar las proteínas secretadas.

De 266 proteínas identificadas, 139 (52 por ciento) se segregan y 127 se considera que tienen un origen intracelular o se secretan de forma poco convencional. "La mayoría de las proteínas que se reconocen en el secretoma del PEL son nuevas con respecto a estudios anteriores que utilizan el análisis proteómico convencional y perfiles de expresión génica", dijo Annunziata Gloghini, del Departamento de Patología de la Fundación IRCCS del Instituto Nacional de Tumores de Milán.

"Es importante destacar que 27 proteínas eran compartidas por secretomas de todas las líneas celulares de PEL", añade Gloghini. Los investigadores vieron que los secretomas de PEL fueron enriquecidos con proteínas implicadas específicamente en la inflamación y la respuesta inmune (como HMGB1, GRAA y PCBP2) y el crecimiento celular (por ejemplo, LEG1, STMN1 y S10A6).

Otras proteínas juegan un papel en el procesamiento del ARNm (como ANM1 y PCBP2) o la estructura celular, la adhesión, la migración y la organización ( por ejemplo, EZRI, MOES) . Algunas proteínas tienen actividad enzimática (como es el caso de CATA y GSTK1).

   La comparación de secretomas de PEL con los de otras líneas celulares tumorales permitió idenficiar 20 proteínas específicas a las líneas celulares de PEL, lo que sugiere que los perfiles de secretoma proporcionan una fuente de biomarcadores tumorales y, en última instancia, pueden mejorar el manejo del paciente.

   Los investigadores también analizaron la asociación entre las proteínas que se encuentran en el secretoma PEL y la función biológica y hallaron que las vías más activadas en líneas celulares PEL tenían que ver con la regulación de la autofagia (un mecanismo de catabolismo intracelular) a través de las vías de señalización mediadas por LRRK2 y con la apoptosis y la supervivencia a través de la señala de la granzima A.

"Las funciones extracelulares de granzima A podrían estar involucradas en el tropismo particular de PEL y su crecimiento celular", dice Italia Bongarzone, del Departamento de Oncología Experimental y Medicina Molecular de la Fundación IRCCS. "Se necesitan más estudios para confirmar y validar la importancia de estas vías/procesos y su papel en la tumorigénesis y la progresión del linfoma", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter