Hallan 288 proteínas que se hallan en el esperma humano y que resultan claves para la formación del cigoto y del embrión

Laboratorio de Eugin
EUGIN
Publicado 02/07/2018 18:00:22CET

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

Científicos del laboratorio de investigación básica del Grupo Eugin en el Parc Científic de Barcelona (PCB) y del grupo de Función de los Microtúbulos y División Celular del Centro de Regulación Genómica (CRG) han logrado identificar 288 proteínas que se hallan en el esperma humano y que resultan claves para la formación del cigoto y el posterior desarrollo del embrión.

Para alcanzar esta conclusión, presentada en el 34 congreso anual de ESHRE, la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología, que tiene lugar en Barcelona del 1 al 4 de julio, los científicos utilizaron muestras de espermatozoides a los que les cortaron la cabeza antes de inyectarlos en ovocitos y estudiar la función de las citadas proteínas.

"Sabemos que hay algún estudio de hace diez años que utilizó solo las colas de los espermatozoides, pero es cierto que es una técnica rara", ha dicho la responsable del laboratorio de Eugin en el PCB y coautora de este estudio, Montserrat Barragan.

Y es que, un 30 por ciento de los óvulos fecundados en procesos de reproducción asistida detienen su desarrollo en las primeras etapas de la división celular, lo que lleva a pensar que los defectos funcionales de la célula espermática podrían ser los responsables de estos fracasos.

"Nuestros resultados sugieren que una de las funciones clave y exclusivas del esperma en la fertilización es proveer los centriolos que son fundamentales para la formación del centrosoma en el cigoto. El centrosoma es un orgánulo esencial para la división celular y, en consecuencia, para el desarrollo embrionario. Identificar estas proteínas clave para la formación del centrosoma nos ayuda a comprender cómo se organiza el cigoto en los primeros estadios de su desarrollo", ha explicado la profesora de investigación ICREA en el CRG y colíder de este estudio, Isabelle Vernos.

Dichas proteínas sólo se hallan en el cuerpo intermedio de un espermatozoide, entre el cuello y la cola. De ahí que no fuera imprescindible conservar su cabeza para esta investigación. Tras un estudio proteómico de varias muestras de esperma realizado en la Unidad de Proteómica del CRG y la UPF, los investigadores lograron identificar 288 proteínas implicadas en la formación del centrosoma funcional.

"Nuestro estudio contribuye a avanzar en el conocimiento de los procesos de división celular y, concretamente, en el conocimiento de las funciones y estructura de los espermatozoides. Pero hay que seguir investigando", ha apostillado la doctora Barragan.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.