La guía definitiva para evitar a los mosquitos y sus picaduras en verano

Un mosquito, picaduras de mosquito, evitar a los mosquitos
FLICKR/DANIEL MC
Publicado 11/07/2018 14:24:34CET

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

Con los desplazamientos a costa o montaña y el incremento del tiempo de ocio que se pasa al aire libre en verano, normalmente junto a playas, ríos y piscinas, la probabilidad de sufrir la picadura de un mosquito aumenta.

Además, el hecho de que esta primavera ha sido especialmente lluviosa, durante este verano será más necesario protegerse de estos insectos, que "proliferan con mayor facilidad en ambientes húmedos y cálidos, por lo que la conjunción con altas temperaturas del verano" supondría una población de mosquitos más numerosa, tal y como ha explicado el experto del departamento científico de Cinfa, Eduardo González.

Por otro lado, también hay que tener en cuenta que las picaduras de ciertos mosquitos, como los tigre, pueden ser graves si se viaja a destinos exóticos. Algunos de ellos pueden transmitir enfermedades tropicales, como la malaria, el dengue o la fiebre amarilla, por lo que es necesario informarse sobre vacunas o tratamientos preventivos necesarios.

"Se puede recurrir a repelentes de mosquitos que cuenten con dietiltoluamida (DEET) entre sus principios activos", ha explicado González. Éste está considerado por la Organización Mundial de la Salud como el más eficaz. Si la picadura ya se ha producido, puede resultar útil acudir a calmantes cuyo principal activo sea el amoníaco, pues neutraliza la toxina introducida por el insecto.

Sin embargo, para que cumplan su función, los repelentes han de aplicarse en las zonas de piel expuestas y en las prendas de vestir. El experto recomienda, de igual manera, prevenirse de las picaduras y los mosquitos con medidas como "usar manga larga, pantalones largos y calcetines".

Por otro lado, el Ministerio también recuerda que los ciudadanos pueden tomar acciones individuales para controlar focos de cría del mosquito, sobre todo el tigre. Recomienda que los ciudadanos eviten el acumulo de agua y limpien, en la medida de los posible, recipientes, platos de macetas, fuentes ornamentales, piscinas abandonadas o charcos en el césped.

Además, proteger los pozos y aljibes, vigilar el riego por goteo, renovar y limpiar cada dos o tres días el agua de los bebederos de los animales o echar agua en los sumidoreso al menos una vez por semana también puede resultar eficaz.

Para evitar las picaduras, el experto de Cinfa proporciona este decálogo de consejos.

- De noche, mejor en el interior: en la medida de lo posible, hay que intentar no permanecer al aire libre entre el atardecer y el amanecer, que es cuando los mosquitos se encuentran más activos.

- Huir de la luz: si se tiene la ventana abierta, procurar dejar la luz apagada, pues los mosquitos acuden a la luz.

- El aire ayuda: el aire acondicionado impide la aparición de los mosquitos. Los ventiladores dentro de casa también los pueden alejar, así como dejar cerrada y ventilada la habitación donde se vaya a dormir.

- Utilizar mosquiteras asegurándose de que no están rotas. Pueden colocarse en camas o en ventanas y puertas.

- Mantener un cuidado personal diario: una correcta higiene corporal, sin sudoración y olores puertes, como el de los pies, pues les invita a picar.

- Evitar los perfumes intensos: no emplear colonias que desprendan olores dulces ni jabones con perfumes o aerosoloes para el pelo, pues atraen a los insectos.

- Usar ropa que cubra la piel: manga larga, pantalón largo y calcetines, y evitar colores oscuros y brillantes. No hay que olvidar sacudir la ropa antes de usarla si se ha tenido en el exterior.

- Escapar de las zonas prohibidas, las áreas donde los insectos acuden o tienen nidos, como cubos de basura, balsas de agua o jardines en flor.

- Usar bien los repelentes. En caso de combinarlo con fotoprotector solar, mejor éste primero, dejarlo absorber durante veinte minutos y, entonces, aplicar el repelente.

Es importante recalcar que la duración del efecto del repelente varía mucho dependiendo del que se utilice. Las razones son múltiples, como el principio activo, la concentración o la formulación, la temperatura ambiente, la sudoración de la persona que lo utiliza, la exposición al agua o el uso de cremas fotoprotectoras, indica el Ministerio de Sanidad.

- Consultar al farmacéutico, pues puede asesorar acerca del tratamiento más adecuado. Si se visita un país en desarrollo, es recomendable acudir a un centro especializado en medicina del viajero o consultar con un médico antes de partir.

Contador
Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.