La gelotofobia o el miedo a la risa: ¿puede ser un trastorno?

Dolor, acoso, triste, risas
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / JUANMONINO
Actualizado 11/02/2018 10:37:20 CET

   MADRID, 11 Feb. (EDIZIONES) -

   No hay ninguna enfermedad reconocida por ninguna institución de prestigio internacional que determine que existe como tal un trastorno que se identifique con el miedo a la risa. En cambio, el miedo a la risa ajena, a que otras personas puedan reírse de uno mismo, sí representa un síntoma que presentan muchas personas que están enfermas graves y tienen dificultades.

   Así lo explica en una entrevista con Infosalus el presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría, el catedrático de la Universidad de Oviedo Julio Bobes, quien subraya que en la práctica clínica no se ha descrito un trastorno como tal, sino que generalmente es un síntoma más de una enfermedad psiquiátrica.

   "Para nada es frecuente. No se va al médico por este tipo de dificultades pero sí hay enfermos, principalmente aquellos afectados por trastornos de personalidad de tipo paranoide, de fobia social o que tengan un trastorno de ansiedad social, que sí tienen este problema cuando ven a alguien con carcajadas. Piensan que se ríen de ellos. Es un enfermo de otro problema y que puede presentar este síntoma", agrega.

   En este sentido, el experto insiste en que las instituciones internacionales que se encargan de los trastornos mentales y del comportamiento tampoco reconocen como trastorno a la gelotofobia. "Sí hay personas que reaccionan de una manera hipersensible a quienes se ríen, pero como parte de una enfermedad, una parte semiológica de una enfermedad", añade.

   Por ello, el doctor Bobes indica que no existe un tratamiento 'ad hoc' para aquellas personas que se sientan hipersensibles a la risa de otra persona y piensen que ésta va con ellos. "No hay tratamiento porque no existe la enfermedad como tal", incide el presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría.

   En cuanto a las causas, el especialista apunta que este síntoma suele tener lugar en enfermos cuyo diagnóstico se enmarca en el trastorno de ansiedad o psicóticos, como antes se ha mencionado. "Son enfermos graves. Están convencidos completamente de que se están riendo de él. Es algo incómodo para él. Son personas con una hipersensibilidad extrema a que se rían de ellos, a que les critiquen. Cuando la gente se ríe a carcajadas piensan que se mofan de ellos, un hecho que les genera un gran disconfort, un temor a que esa carcajada vaya realmente con ellos, a percibir que los demás sean conscientes de cuáles son sus debilidades", señala.

   El catedrático de la Universidad de Oviedo remarca que este síntoma puede empezar a manifestarse cuando empieza el desarrollo social en la adolescencia. "Durante la infancia hay cierta competencia entre unos y otros niños pero esa percepción aparece más bien durante la adolescencia. Los miedos de la infancia son otros, por ejemplo a las brujas, a animales que pueden morder, los terrores nocturnos, por ejemplo", subraya.

   Finalmente, el doctor Bobes resalta la importancia de que aquellas personas que se vean afectadas fuertemente por la risa de otras personas o familiares que vean que algún miembro de su familia padece este 'fenómeno' o síntoma les lleven a un médico de atención primaria para que lo evalúe y decida si hay que derivar el caso a psiquiatría o al psicólogo clínico.