¿Por qué la función del corazón se reduce a gran altitud?

Glaciar en los Alpes
UNIVERSIDAD DE INNSBRUCK - Archivo
Publicado 30/05/2018 7:56:35CET

   MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

   Durante más de un siglo, hemos sabido que la gran altura reduce la cantidad de sangre que el corazón bombea alrededor del cuerpo con cada latido. Una nueva investigación publicada en 'The Journal of Physiology' ha descubierto por qué es así y los hallazgos serán importantes para las personas que viven, viajan y hacen ejercicio a gran altura.

   Con los años, se han propuesto varias teorías para explicar la reducción en la cantidad de sangre que el corazón puede bombear; esto fue incluso de interés para los científicos que participaron en la primera cumbre del Monte Everest en la década de 1950.

   Ahora, se ha demostrado que esto se debe a que a altitudes elevadas (más de 3.000 m), la menor cantidad de oxígeno en el aire conduce a una disminución en el volumen de sangre que circula por el cuerpo, y un aumento en la presión arterial en los pulmones. Los autores encontraron que estos dos factores juegan un papel en la reducción del volumen de sangre que el corazón puede bombear con cada latido, pero, lo que es más importante, ninguno de estos factores afecta nuestra capacidad para realizar ejercicio máximo.

   Esta investigación es importante porque mejora nuestra comprensión sobre cómo el cuerpo humano se adapta a las áreas de gran altitud. Esto nos ayudará a hacer que la exploración y el turismo a las regiones montañosas de la Tierra sean más seguros y también puede ayudar a facilitar el rendimiento en el ejercicio en una amplia gama de eventos deportivos que se realizan en lugares a gran altura.

IMPORTANTE PARA LA ENFERMEDAD CRÓNICA DE MONTAÑA

   La investigación llevada a cabo por 'Cardiff Metropolitan University', en Reino Unido, junto con la Facultad de Medicina de la Universidad Loma Linda, en Estados Unidos, y la Universidad de Columbia Británica Okanagan, en Canadá, incluyó la recopilación de información sobre cómo el corazón y los vasos sanguíneos pulmonares se adaptan a la vida con menos oxígeno.

   Los investigadores y participantes realizaron el estudio durante dos semanas en una instalación de investigación remota llamada 'The Barcroft Laboratory', en White Mountain, California, Estados Unidos. Es importante señalar que el tamaño de la muestra de este estudio fue pequeño y que los efectos de estos mecanismos solo se compararon en individuos de ascendencia europea. Además, se utilizó la ecocardiografía para evaluar la función vascular cardiaca y pulmonar, que es no invasiva e indirecta.

   El investigador principal del proyecto Michael Stembridge, comenta sobre futuros planes de investigación: "Actualmente, varios miembros del equipo de investigación están listos para partir hacia una expedición que se centrará en los nativos de gran altura que viven y trabajan en las minas industriales de las montañas andinas".

   "Desafortunadamente, un tercio de estas personas experimentan problemas de salud a largo plazo debido a su residencia a gran altura, una afección llamada 'Enfermedad Crónica de Montaña'. Esperamos aplicar los hallazgos de este trabajo para ayudar a mejorar la salud y el bienestar de las personas de estas poblaciones al mejorar nuestra comprensión de la enfermedad y la exploración de objetivos terapéuticos", concluye.