Una 'fisioterapia' para los ojos tras un ictus permite recuperar gran parte de la visión básica

Ojos, eyes
RAY/FLICKR
Publicado 21/04/2017 8:42:41CET

   MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Pacientes que quedaron parcialmente ciegos después de sufrir un accidente cerebrovascular recuperaron grandes franjas de visión básica después de someterse a un entrenamiento visual diseñado por investigadores en el 'Flaum Eye Institute', del Centro Médico de la Universidad de Rochester (URMC, por sus siglas en inglés), en Nueva York, Estados Unidos.

   Un nuevo estudio publicado en 'Neurology', la revista médica de la Academia Americana de Neurología, proporciona la primera evidencia de que un entrenamiento visual riguroso recupera la visión básica en pacientes córticos ciegos, que sufrieron daño por accidente cerebrovascular en la corteza visual primaria. El daño a esta área del cerebro impide que la información visual llegue a otras regiones del cerebro que ayudan a darle sentido, causando pérdida de la vista en un cuarto a la mitad del campo de visión normal de un individuo.

   "Somos el único equipo en Estados Unidos que actualmente usa este tipo de entrenamiento para recuperar la visión perdida después del daño a la corteza visual primaria", afirma la autor aprincipal del estudio, Krystel Huxlin, directora de Investigación, y James V. Aquavella, profesor de Oftalmología en el 'Flaum Eye Institute' de URMC. "Si usted habla con la mayoría de los médicos, todavía creen que no se puede hacer nada", añade.

   Durante mucho tiempo se creyó que el déficit visual de los pacientes se estabilizaba seis meses después de su accidente cerebrovascular: no empeoraba ni era capaz de mejorar. Los pacientes con lesiones de la corteza visual no tenían esperanza de recuperación y se les aconseja adaptarse a su pérdida de visión, lo que está en marcado contraste con otros tipos de accidentes cerebrovasculares. Por ejemplo, los pacientes con lesiones por accidente cerebrovascular en áreas del cerebro que controlan el movimiento son enviados a la terapia física tan pronto como sea posible y, generalmente, recuperan una movilidad significativa.

   Huxlin, que también es profesor en los departamentos de Neurociencias, Ciencias Cognitivas y Científicas y el Centro de Ciencias Visuales de la Universidad de Rochester (UR), desarrolló una especie de terapia física para el sistema visual: una forma de reencaminar la información visual alrededor de las áreas muertas de la corteza visual primaria.

   Su equipo creó programas de software personalizados para 17 pacientes córticos ciegos que destellaron pequeños círculos de patrones de rayas o puntos móviles en el campo ciego del paciente, el área de su campo de visión donde ya no podían ver. Los pacientes informaron de la orientación de las rayas o la dirección en la que los puntos se estaban moviendo, a medida que se proyectaban en destellos en la pantalla.

HASTA LLEGAR A NIVELES DE PACIENTES CON VISIÓN NORMAL

   Al principio, los pacientes sólo adivinaron correctamente la mitad del tiempo, pero con el tiempo comenzaron a percibir y luego realmente ver bastante de los patrones y puntos para responder correctamente el 80 por ciento del tiempo, lo cual está a la par con los participantes que tienen una visión normal. Las pruebas clínicas también demostraron que los campos ciegos de los pacientes menguaban, pero las ganancias en visión eran difíciles de trasladar a palabras.

   "Los pacientes pasan de la nada a una sensación de movimiento, a la visión, aunque no sea una visión bastante normal", señala Matthew Cavanaugh, coautor del estudio, estudiante del Programa de Posgrado en Neurociencias de URMC. "La esperanza es que podamos perfeccionar nuestros métodos de entrenamiento para que la visión recuperada sea mejor, más clara y más útil", añade.

   El estudio de Huxlin también desafió la sabiduría convencional de que los déficits visuales de los pacientes córticos ciegos se estabilizan seis meses después del ictus. En el trabajo, los déficits visuales de cinco pacientes córticos ciegos que no hicieron ningún entrenamiento visual continuaron empeorando progresivamente. El equipo de Huxlin está verificando este hallazgo en un grupo más grande de pacientes córticos ciegos estudiando cómo sus mapas de campo ciego cambian con el tiempo después del accidente cerebrovascular, sin entrenamiento visual.

   Los resultados podrían proporcionar una mayor justificación para la prescripción de entrenamiento visual a todos los pacientes que son capaces tan pronto como sea posible. "En realidad podría estar mal no entrenar a estos pacientes --apuhta Huxlin--. Nuestro entrenamiento puede ser crítico para prevenir e invertir en una pérdida gradual, muy lenta, pero persistente de la visión después del movimiento".

   Huxlin estima que cualquier paciente --independientemente de la edad, el tamaño del campo ciego, o cuánto tiempo atrás tuvo un accidente cerebrovascular-- podría tener mejoras significativas en la vista en aproximadamente tres meses si entrena dos veces al día, durante 30 minutos cada vez, pero recomienda que los pacientes continúen entrenando mientras sigan mejorando. La tecnología de entrenamiento visual de Huxlin ha sido autorizada por EnVision LLC, que patrocina un ensayo clínico que se llevará a cabo en varios sitios, incluyendo el Instituto de Ojos Flaum URMC.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter