XVII Jornadas de la Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria

Expertos aseguran que individualizar el tratamiento entre reclusos con hepatitis C aumentaría las tasas de curación

Actualizado 07/10/2014 11:18:22 CET

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

Expertos reunidos en el simposium 'Realidad de la hepatitis C en prisiones: Buscando la optimización', patrocinado por Roche y enmarcado en las XVII Jornadas de la Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria de Zamora, han asegurado que individualizar el tratamiento entre reclusos con hepatitis C aumentaría las tasas de curación.

Y es que, en las prisiones españolas aproximadamente el 20 por ciento y el 22 por ciento de los internos están infectados por el virus de la hepatitis C. En este sentido, el perfil del recluso con VHC en prisión es el de un varón de 40 años, que además presenta antecedentes de consumo excesivo de alcohol en un 22 por ciento de los casos y de drogas por vía intravenosa en un 79 por ciento.

"La individualización de cada caso e indicar correctamente los tratamientos es fundamental para aumentar las tasas de curación de los reclusos con hepatitis C", ha comentado el doctor del servicio médico del Centro Penitenciario de Albolote, José Joaquín Antón Basanta.

Asimismo, durante la jornada, en la que se han analizado los datos de prevalencia de trastornos de personalidad en pacientes con tratamiento de la hepatitis y la importancia de la individualización del tratamiento, el doctor del Centro Penitenciario Hombres de Barcelona, Andrés Marco, ha recordado el estudio 'PERSEO' que muestra cómo la prevalencia de los trastornos de personalidad en la población reclusa es muy alta.

De hecho, tal y como ha explicado Basanta, aproximadamente un 72,3 por ciento de los pacientes en tratamiento de la hepatitis C presenta, al menos, un trastorno de personalidad y un 51,3 por ciento más de un trastorno.

Por otra parte, los expertos han defendido que todos los pacientes puedan acceder a los tratamientos, ya que, según ha señalado Basanta, los principales problemas se encuentran en los infectados por un VHC de genotipo 1, los cuales podrían ser candidatos a un tratamiento con triple terapia, es decir, asociando al tratamiento estándar actual de interferón pegilado y ribavirina alguno de los inhibidores de la proteasa aprobados por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) y disponibles actualmente.

"Los tratamientos son muy costosos, complejos y con importantes efectos adversos. Por eso, es necesario contar con herramientas que permitan seleccionar adecuadamente a los pacientes para ser tratados, así como buscar métodos que nos permitan ser eficaces al menor coste posible. De hecho, la herramienta 'Optim' es un buen ejemplo de ello porque puede ayudar a tomar la decisión más adecuada", ha apostillado.

Aunque el interferón pegilado sigue siendo un fármaco importante, el doctor Marco ha indicado que esta herramienta permite seleccionar qué pacientes tienen más probabilidades de curarse con el uso de 2 o 3 fármacos, de forma que se optimice el tratamiento, seleccionando en función de las características del paciente el que con similar probabilidad de curarse presenta un menor coste económico.

"Hay que confiar en la profesionalidad de los médicos que tratan la hepatitis C, ya que aunque hay que optimizar recursos y priorizar en función de las necesidades, siempre debemos de tratar la enfermedad con los mejores recursos de los que se dispongan", ha zanjado el experto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter