Expertos aconsejan a costaleros y cofrades extremar el cuidado de su salud durante los largos recorridos

Fotografía de unos costaleros
ANTONIO J. CALLE
Actualizado 18/04/2011 13:28:03 CET

Recomiendan evitar el tacón de más de cuatro centímetros, las punteras duras, el plástico y zapatos sin estrenar o deformados por el uso

SEVILLA, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

Especialistas del Hospital Quirón de Málaga y de la clínica USP Sagrado Corazón de Sevilla han aconsejado a costaleros y cofrades extremar el cuidado de su salud, fundamentalmente desde el punto de vista osteoarticular, durante los largos recorridos de los días de Semana Santa.

A este respecto, el equipo de Traumatología de Hospital Quirón, que dirige el doctor López Arévalo, ha explicado que el cuerpo de un costalero tarda una media de cinco días de media en recuperarse del esfuerzo que supone cargar con un paso o trono de Semana Santa, siendo las lesiones más frecuentes las contracturas, las inflamaciones del trapecio y músculos cervicales, la lumbalgia y el dolor de cuádriceps.

Por ello, expertos traumatólogos de este centro han elaborado un decálogo de medidas preventivas para preparar el cuerpo antes del día señalado y evitar así lesiones o problemas crónicos futuros.

Para el caso de los costaleros, en el que el tiempo de esfuerzo y la carga directa se suele prologar en la mayoría de los casos de tres a cinco horas, se aconseja que a lo largo del día de la procesión se realicen estiramientos y movimientos amplios de las articulaciones que más van a sufrir (cuello, hombro y piernas), toda vez que se recomienda estar alerta a las malas posturas, ya que pueden provocar una lesión innecesaria.

En cuanto al ritmo de la marcha, que no es el habitual, se aconseja utilizar calzado cómodo y flexible para reducir el riesgo de aparición de tendinitis por sobrecarga, ya que cuando se camina con peso encima se modifica la mecánica normal de la marcha.

Los expertos de este centro recomiendan también, en caso de que pudiera realizarse y de llevar un trono, cambiar el peso de hombro aproximadamente cada hora. Con ello, se consigue equilibrar la carga en los dos hemicuerpos y se minimizan las consecuencias de soportar el peso de manera prolongada con un sólo hombro.

ESPESOR ADECUADO EN LAS ALMOHADILLAS

Es aconsejable utilizar también almohadillas para el acomodo del peso al cuerpo con un espesor adecuado, evitando así el roce sobre los contornos óseos superficiales, ha dicho a Europa Press.

Con respecto a la postura es muy importante mirar hacia delante, los expertos recomiendan en los casos en los que se pueda contraer abdominales para proteger la región lumbar, relajar hombros e intentar no doblar codos y muñecas. También aconsejan usar fajas que prevengan de lesiones lumbares así como vendajes funcionales en las articulaciones de tobillo y rodilla.

Según los especialistas, la zona lumbar sufre mucho y normalmente se acaba cediendo por el peso y doblando la espalda, recayendo gran parte del peso en la zona lumbar. El uso de fajas estabilizará y calentará la zona previniendo lesiones.

HIDRATACIÓN Y APLICACIÓN DE FRÍO Y CALOR

Hidratarse adecuadamente a lo largo de todo el camino y tomar azúcares de derivación rápida durante el recorrido. Tras la procesión se puede aplicar frío para disminuir los efectos en las articulaciones y calor en la musculatura cansada.

Es aconsejable, en caso de dolor continuado, tomar algún tipo de antiinflamatorio que aliviará la zona afectada. Nunca un menor de 18 años debe someterse a un sobrepeso como éste.

Por otra parte, los especialistas hacen hincapié en respetar las edades a la hora de llevar un paso en Semana Santa. En este sentido, el doctor Manuel Escalona, del Equipo de Traumatología de mismo Hospital Quirón Málaga y especialista en Medicina del Deporte recomienda que personas mayores de 50 años no se sometan a este tipo de carga, "ya que, a partir de esa edad, nuestro cuerpo sufre mucho más y las lesiones, cuya recuperación oscila entre los cuatro y cinco días, podrían dar lugar a lesiones crónicas como la degeneración de las articulaciones, rodillas o columna vertebral".

CONSEJOS A VIANDANTES

En cuanto a los consejos a los viandantes, el doctor Claudio Domínguez, podólogo de USP Sagrado Corazón de Sevilla, ha hecho especial hincapié en la prevención de afecciones y enfermedades, "que indirecta o de forma directa causan problemas en los pies, que son los grandes olvidados".

Por ello, recomienda que en Semana Santa se lleve a cabo un examen de los pies si la intención es estar muchas horas en la calle disfrutando de las cofradías.

Así, antes de salir de casa aconseja lavarse los pies exhaustivamente con jabón ácido y agua tibia, secarse muy bien entre los dedos y remojarse los pies más de cinco minutos inmediatamente antes de salir. También recomienda cortarse las uñas horizontalmente (cuadradas).

Del mismo modo, aconseja usar calcetines o medias que no aprieten, sin costuras y a ser posible de tejidos suaves y naturales que permitan la transpiración. En cuanto al calzado, señala que a ser posible debe ser de piel o tejidos naturales, sin costuras internas, suela flexible, con contrafuerte firme, con pala que permita el movimiento de los dedos en su interior y con sujeción mediante cordones.

Por contra, recomienda el que se evite el tacón de más de cuatro centímetros, las punteras duras, el plástico y zapatos sin estrenar o deformados por el uso. Tampoco deben comprarse zapatos a primera hora, si no por la tarde, que los pies están más hinchados que si lo hace por la mañana y así evitará dolor y rozaduras posteriormente.

BAÑOS DE CONTRASTE EN LOS PIES DESPUÉS DE LA PROCESIÓN

Este experto también recomienda tras la procesión que se realicen en los pies baños de contraste, introduciendo los pies unos minutos en agua fría y a continuación en agua caliente, alternativamente durante al menos 20 minutos, bajará la hinchazón al reactivarse la circulación.

También aboga por masajear los pies suavemente desde los dedos hacia los talones y elevarlos por encima de la cadera durante unos minutos, pudiendo utilizar crema con mentol.

Si se tienen ampollas, se recomienda no retirar la piel, si existen rozaduras o alguna otra lesión en sus pies, y aplicar un desinfectante tipo povidona yodada, cubriéndola con un apósito y acudiendo al podólogo.