¿Cómo evitar que mi hijo tenga déficit de atención? Claves para el neurodesarrollo del bebé

Bebé con su madre
CEDIDA POR ESTHER ROBLEDO - Archivo
Publicado 31/05/2018 13:18:39CET

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

Un factor que ayuda al desarrollo del déficit de atención en niños es el uso excesivo de las pantallas, o en concreto, el tiempo que pasan ante ellas, según ha explicado el director del Instituto de Terapias Integrativas de Zaragoza, Iñaki Pastor.

"Los niños rompen o fatigan su sistemas de atención, hay una gran vinculación entre el exceso de pantalla y los problemas de atención, seguramente se han fijado que muchas veces los niños se quedan como hipnotizados delante de la pantalla con una televisión, o videos juegos", ha señalado Pastor durante la rueda de prensa para presentar su libro -y el de la psicóloga infantil, Jara Acín-, '¡Ayúdale a despegar! Todo lo que tu bebé y tu hijo necesitan para un desarrollo sin límites'.

Un hecho, que cuando los padres intentan reducirlo "hay acciones de con un poco agresividad o de frustración fuerte", ha continuado argumentando el especialista, quien ha manifestado que incluso se llega a desarrollar una situación de independencia.

Este tipo de problemas pueden comenzar a verse desde etapas tempranas, como en la guardería. Pero específicamente es en la etapa cuando los niños comienzan a aprender a leer y escribir, cuando se puede producir "el encuentro con el muro".

Por ello, tanto Pastor como Jacín han aconsejado en su libro que halla "más juegos y menos pantallas"; las horas "enfrente de la pantalla deben limitarse de manera firme para mejorar su atención".

Desde a primera fase en la que puede sujetarse boca abajo con los brazos, hay que dejarle pasar más tiempo jugando", así se asegurará "un desarrollo mucho más complejo". Posteriormente, se debe dejar realizar juegos rítmicos y al aire libre, ya que esto favorece "la coordinación y socialización", han apuntado.

CLAVES PARA UN DESARROLLO FÍSICO Y EMOCIONAL DE LOS BEBÉS

El libro de Pastor y Acín identifica "los puntos claves para el desarrollo físico y emocional de los bebés y niños, y a encontrar respuestas y ayuda específica en los aspectos que no evolucionen de la forma esperada", han explicado.

"Este libro contempla el desarrollo infantil desde la base: la construcción del sistema nervioso a través de la interacción del medico- físico y emocional-. En este sentido, ahora sabemos que la calidad del vínculo con nuestras figuras con nuestras figuras de apego es capaz de generar efectos claros en la formación del cerebro y del sistema nervioso autónomo influyendo en nuestra capacidad de exploración del medio, la forma de procesar la información, la forma de movernos o de percibirnos a nosotros mismos, por ejemplo", ha declarado Acín.

Por ello, los especialistas han desarrollado claves y consejos -además del menos uso de las pantallas- para asegurar el neurodesarrollo del bebé; entre las que destaca el permitir al bebé "vivir todas las etapas del desarrollo y disfruta del proceso", ya que todas las etapas son "necesarias para al formación del cuerpo y del cerebro, así que no es bueno que camine sin haber gateado primero. En este sentido, Pastor ha aclarado que un acto común entre los padres es tener "prisas de ver qué hace después".

A esto último, los autores del libro han aconsejado "mover al bebé", porque el movimiento estimula el cerebro, permitiendo el desarrollo del sistema vesticular, necesario para que el bebé adquiera orientación espacial, equilibrio y control del movimiento de los ojos.

Así, han aconsejado "dejar el carrito en casa", y "tocar al bebé", en este último consejo se han respaldado en que el afecto "construye la seguridad afecta y también las conexiones que permitirán que se mueva ágil y coordinado".

Crear un buen vínculo desde el principio, así como un entorno de "amor y seguridad para el bebé", son dos claves que ayudarán al neurodesarrollo. En este sentido, Pastor y Acín han descrito que no se debe etiquetar las dificultades de aprendizaje o atención.

Por último, han aconsejado respetar los ciclos de suelo, y "contarle historias desde el primer día", ya que esto sirve para "aprender a poner secuencias y estructurar el tiempo, para fomentar y ayudar a la visualización.