¿Cómo escapa el cáncer cerebral del sistema inmune?

Escáner cerebral
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / STOCKDEVIL
Publicado 08/03/2018 8:21:17CET

   MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores han detectado que los materiales en las vesículas extracelulares pueden ayudar al cáncer a desactivar los puntos de control inmunológico, lo que apunta a una nueva forma de detectar el glioblastoma en muestras de sangre. El glioblastoma, una forma universalmente mortal de cáncer cerebral, es conocido por su capacidad para secuestrar los puntos de control inmunológico y evadir la detección y destrucción por las defensas inmunológicas del cuerpo; pero se desconocen muchos de los detalles subyacentes a esta hazaña.

   Un nuevo estudio realizado por investigadores del Hospital Brigham y de las Mujeres (BMH, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, encontró que algunos tipos de tumores de glioblastoma pueden arrojar vesículas extracelulares (EV), pequeños paquetes de biomateriales, que pueden ayudar a suprimir la capacidad del cuerpo de generar una respuesta inmune contra el tumor.

   Además, detectaron niveles de ADN de esas EV en muestras de sangre de pacientes con glioblastoma, lo que sugiere que podrían servir como un biomarcador de la enfermedad, como se detalla en un artículo que se publica en la edición digital de esta semana de 'Science Advances'.

   "Ésta es la primera vez que alguien ha observado que los puntos de control inmunológico pueden operar a través de vesículas extracelulares y no solo a través de la superficie celular", destaca el coautor Sean Lawler, del Departamento de Neurocirugía de BWH. "Este es un concepto nuevo, que sugiere que estas vesículas pueden trabajar más lejos de las células tumorales", agrega.

   Los inhibidores del punto de control inmune ya están en la clínica y en los ensayos clínicos para el glioblastoma, pero persisten los desafíos. El estudio actual identifica un nuevo mecanismo a través del cual las células tumorales pueden ser capaces de suprimir la activación de las células T, que tienen la capacidad de atacar las células cancerosas. Cuando los tumores arrojan EV, las vesículas pueden contener materiales biológicos, incluidos ADN y ARN, que pueden ayudar a que las células tumorales prosperen.

UN COMPONENTE DE LAS CÉLULAS TUMORALES DESACTIVA LAS CÉLULAS INMUNES

   En el estudio actual, los autores encontraron que las EV derivadas de células parecidas a glioblastoma contenían PDL-1, un componente clave que las células tumorales pueden usar para desactivar las células T, protegiéndose de la detección. Luego, el equipo analizó muestras de sangre recolectadas de personas sanas y de pacientes con glioblastoma y vio que 14 de 21 pacientes evaluados mostraron un enriquecimiento de ADN de PDL-1 en EV aisladas.

   También correlacionaron la abundancia de ADN con el volumen tumoral de glioblastoma, encontrando una correlación significativa entre la abundancia de ADN de PDL-1 y el tamaño del tumor, para tumores de hasta 60 centímetros cúbicos. Los autores reconocen que, debido al pequeño tamaño de la muestra, se necesitan estudios de seguimiento para determinar si sus resultados son reproducibles y si el ADN de PDL-1 en las EV puede ser un biomarcador viable del glioblastoma, por lo que están realizando un seguimiento de estos hallazgos en el laboratorio.