Un equipo internacional de investigadores describe el genoma de la peste bubónica más antiguo

Bacteria de la peste, Yersinia pestis
NIAID - Archivo
Publicado 11/06/2018 18:34:20CET

MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un equipo internacional de investigadores dirigido por el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana de Alemania ha analizado dos genomas de 'Y. pestis' de 3,800 años de antigüedad que sugieren un origen de la Edad de Bronce para la peste bubónica.

La cepa identificada por los investigadores fue recuperada de personas en un entierro doble en la región de Samara de Rusia, que tenían la misma cepa de la bacteria al morir. El estudio, publicado en la revista 'Nature Communications', muestra que esta cepa es la secuencia más antigua hasta la fecha que contiene los factores de virulencia considerados característicos de la peste bubónica y, además, es ancestral a las cepas que causaron la peste de Justiniano, la Peste Negra y la 19 epidemias de peste del siglo en China.

La plaga, causada por la bacteria 'Yersinia pestis', fue la causa de algunas de las pandemias más letales del mundo, incluida la plaga de Justiniano, la peste negra y las principales epidemias que asolaron China a fines del siglo XIX.

La enfermedad continúa afectando a las poblaciones de todo el mundo en la actualidad y, a pesar de su importancia histórica y moderna, el origen y la edad de la enfermedad no se conocen bien. En particular, exactamente cuándo y dónde 'Y. pestis' adquirió el perfil de virulencia que le permite colonizar y transmitir a través del vector de la pulga no está claro.

Este estudio ha tenido como objetivo observar más genomas de 'Y. pestis' de la Edad de Bronce, con el fin de investigar cuándo y dónde ocurrieron estas importantes adaptaciones. Para ello, analizaron nueve individuos de tumbas en un sitio en Rusia y se determinó que dos de los individuos habían sido infectados con 'Y. pestis' en el momento de su muerte.

Los dos fueron enterrados juntos en una única tumba y datados aproximadamente a los 3.800 años. El análisis del ADN humano mostró que los individuos pertenecían probablemente a la cultura Srubnaya de la región de Samara, lo que coincide con la evidencia arqueológica.

"Ambas personas parecen tener la misma cepa de 'Y. pestis', y esta cepa tiene todos los componentes genéticos que conocemos que son necesarios para la forma bubónica de la enfermedad. Entonces, la peste, con el potencial de transmisión que conocemos hoy, ha existido por mucho más tiempo de lo que pensábamos", ha comentado el doctor del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, Kirsten Bos.

Los investigadores utilizaron los datos recopilados en combinación con las cepas 'Y. pestis' previamente secuenciadas para calcular la edad de su linaje recién identificado a alrededor de 4.000 años. Esto retrasa la edad propuesta de la peste bubónica en 1,000 años.

De esta forma, los investigadores han sugerido que había al menos dos linajes de plagas circulando contemporáneamente y que, además, pueden haber abarcado diferentes características de transmisión y virulencia.

"Si los linajes prevalecieron por igual en las poblaciones humanas y el grado en que las actividades humanas contribuyeron a su propagación, son cuestiones que necesitarían más investigación. Genomas adicionales de plaga de la Edad del Bronce y la Edad de Hierro podrían ayudar a identificar eventos clave que contribuyeron a la alta virulencia y propagación de uno de los patógenos más notorios de la humanidad", ha zanjado el autor principal, Johannes Krause.