El entorno familiar, tan importante como los genes en la depresión mayor

Tristeza, depresión, melancolía, triste
PIXABAY
Publicado 22/12/2017 11:42:47CET

NUEVA YORK, 22 Dic. (Reuters/EP) -

Investigadores de la Virginia Commmonwealth University en Richmond (Estados Unidos) han descubierto por primera vez que el entorno familiar donde uno crece podría ser tan importante como los genes a la hora de determinar el riesgo de depresión mayor.

Así se desprende de los resultados de un gran estudio retrospectivo publicados en la revista 'JAMA Psychiatry, tras analizar los diagnóstico de depresión de más de 2,2 millones de personas en Suecia. De este modo, vieron que los factores genéticos y el ambiente familiar contribuyen por igual a las probabilidades de que la enfermedad "se transmita" de padres a hijos.

Este trastorno mental, que afecta a casi el 7 por ciento de la población adulta en Estados Unidos (unos 16,1 millones de personas de más de 18 años), se asocia con importantes problemas laborales, escolares o de salud, abuso de sustancias y un mayor riesgo de muerte por suicidio.

Utilizando datos recopilados desde enero de 1960 hasta diciembre de 2016, los autores del estudio analizaron los registros suecos de Atención Primaria para combinarlos con los de centros hospitalarios y psiquiátricos y buscar pacientes con antecedentes de la enfermedad en la familia.

En el estudio examinaron diferentes tipos de familias, con hijos biológicos o adoptados, en los que faltaba uno de los dos progenitores, o en los que uno o los dos no eran los padres biológicos.

Y en todos los casos vieron que cuando la salud mental de una madre sufre, también lo hace la de su hijo, ha apuntado Joan Luby, investigador de la Universidad de Washington en St. Louis que no ha participado en el estudio.

"Si hay un riesgo genético de depresión, sería prudente mejorar ciertos elementos del entorno durante la crianza para proteger al menor de este trastorno", ha reconocido este experto.

Los autores admiten que una de las limitaciones del estudio es que sólo se tuvieron en cuenta las personas con depresión mayor. Además, algunos de los diagnósticos fueron notificados por los propios pacientes, por lo que podría haber "falsos negativos o positivos".