Los ensayos clínicos de la vacuna del Zika comenzarán a finales de 2016

A banner is seen during an information campaign on Zika virus by the Chilean Hea
IVAN ALVARADO / REUTERS
Actualizado 29/01/2016 10:00:58 CET

WASHINGTON, 29 Ene. (Reuters/EP) -

Las autoridades estadounidenses han asegurado que Estados Unidos tiene dos empresas candidatas para investigar la vacuna del virus del Zika y que los ensayos clínicos en personas se realizarán a finales de año, aunque la vacuna no estará disponible hasta dentro de algunos años.

El director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, el doctor Anthony Fauci, ha explicado que una de las vacunas se ha basado en el trabajo sobre el virus del Nilo Occidental. "Ya estamos hablando con algunas empresas que podrán asociarse con nosotros en el desarrollo avanzado", ha dicho en una rueda de prensa.

El virus del Zika, transmitido por un mosquito, ha sido relacionado con los defectos congénitos de miles de niños recién nacidos de Brasil. Por el momento no hay ninguna vacuna o tratamiento para el virus, que al igual que el dengue causa fiebre, sarpullido y enrojecimiento de los ojos. En torno a un 80 por ciento de las personas infectadas no presentan síntomas, lo que provoca que se desconozca si una mujer embarazada está contagiada.

La doctora Anne Schuchat, que trabaja en los Centros estadounidenses para el Control y la Prevención de Enfermedades, ha explicado que se han registrado 31 casos de personas infectadas por el virus del Zika en Estados Unidas y que todas ellas habían trabajado en las zonas afectadas. Hasta el momento, no se han registrado casos de trasmisión del virus a través del mosquito en el país.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha afirmado este jueves que el virus del Zika se está extendiendo de manera "explosiva" y que podría afectar a unos cuatro millones de personas en América.

ESTADOS UNIDOS, PREOCUPADO POR LAS EMBARAZADAS

Además, las autoridades estadounidenses que vigilan el desarrollo del virus del Zika se han mostrado más preocupados por su posible impacto en las mujeres que están embarazadas o que podrían estarlo en los próximos meses.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, ha añadido que la respuesta del país contra el virus ha sido hasta el momento "coherente con el tipo de amenaza".