Las emisiones de compuestos orgánicos volátiles, más altas de lo que se suponía anteriormente

Hombre en bicicleta en Nueva Delhi en medio de la contaminación
REUTERS / ANINDITO MUKHERJEE
Publicado 30/01/2018 7:29:31CET

   MADRID, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

   En el hemisferio norte, aproximadamente la mitad de los compuestos orgánicos volátiles (COV) provienen de fuentes naturales y artificiales. En las ciudades, la participación de las emisiones del transporte, los restaurantes, los solventes y el tabaquismo es significativamente mayor, pero hasta ahora, las declaraciones cuantitativas sobre su nivel han sido bastante vagas.

   Usando un método de medición sofisticado, investigadores dirigidos por Thomas Karl y Georg Wohlfahrt, en la Universidad de Innsbruck, Austria, han generado por primera vez una huella digital química de fuentes de emisión de COV urbanas. De julio a octubre de 2015, los científicos midieron una gran cantidad de compuestos orgánicos volátiles en el campus, cerca del centro de la ciudad de Innsbruck.

   Mediante métodos estadísticos, pudieron sacar conclusiones sobre las fuentes de emisión individuales a partir de los datos de medición. Esto fue posible porque el llamado método de Eddy-Covariance se usa para determinar la concentración de gases traza dependiendo de la dirección del flujo de aire. Emplearon un espectrómetro especial de transferencia-transferencia de protones-masa desarrollado por la spin-off de la universidad Ionicon Analytics como un detector electrónico, que puede identificar gases traza en muy bajas concentraciones.

   Durante aproximadamente 15 años, la Unión Europea (UE) ha estado regulando los compuestos orgánicos volátiles a partir de disolventes orgánicos en pinturas y barnices por medio de medidas legales. Muchos de estos disolventes tóxicos han sido reemplazados por sustancias más solubles en agua y más amigables con el medio ambiente, un cambio que ahora también se puede ver en los datos medidos en Innsbruck.

   "Encontramos cantidades más pequeñas de compuestos como el benceno o el tolueno", explica el investigador Thomas Karl, del Departamento de Ciencias de la Cimosfera y la Atmósfera. "Por otro lado, las sustancias solubles en agua están mucho más omnipresentes. Son menos reactivas, lo que puede tener un efecto positivo en la formación de ozono a nivel del suelo".

   Sin embargo, algunos de estos componentes oxigenados pueden formar aerosoles orgánicos secundarios y así contribuir a la formación de partículas. Sin embargo, en este punto, no está claro cómo se compara esta cantidad con las fuentes de aerosoles urbanos primarios. Los datos de Innsbruck también muestran que, debido a la gran proporción de compuestos que contienen oxígeno, se subestima significativamente la cantidad global total de emisiones urbanas.

   "Si la cifra calculada para Innsbruck también es representativa de las ciudades asiáticas, lo que es bastante optimista, entonces esto duplicaría al menos el número globalmente", enfatiza Thomas Karl. Dado que esto también daría lugar a la entrada de más partículas en la atmósfera, lo que a su vez influye en la formación de nubes, los modelos climáticos regionales y mundiales podrían tener que adaptarse en consecuencia.

LOS COSMÉTICOS DEJAN SU AROMA EN EL AIRE

   Los investigadores midieron una amplia gama de compuestos en cantidades muy bajas y pudieron determinar la huella de las fuentes de emisión de COV en un radio de aproximadamente un kilómetro. Dado que muchos de los gases traza son olorosos, estos datos reflejan el aroma característico de una ciudad.

   "En este sentido, Innsbruck es una ciudad bastante común", dice Thomas Karl. "Encontramos principalmente rastros de preparación de alimentos, desde el tostado del café hasta la fritura, y los disolventes que los humanos asocian con el olor particular de una ciudad. Las fuentes de emisión varían desde las panaderías hasta el hospital regional".

   Los científicos también se sorprendieron al encontrar compuestos asociados con cosméticos y detergentes en el aire. "En nuestros datos, encontramos evidencia clara de aceites de silicona contenidos en muchos productos cosméticos y de limpieza --dice Thomas Karl--. Nos sorprendió que estos compuestos dejaran una huella tan característica en el aire urbano". La investigación fue financiada por la Comisión Europea y el Fondo de Ciencia de Austria FWF.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.